Una pareja construye su casa usando contenedores para “por fin vivir sin deudas”

Jaimie y Dave Hinckle lograron su sueño de vivir sin deudas desde que construyeron su casa usando contenedores, uno de 20 pies y otro de 40 pies.

Ellos diseñaron y construyeron la casa que ha dejado a muchos asombrados, no le falta nada, es elegante, hermosa y el espacio está perfectamente bien distribuido.


Para la pareja, lo más importante era comenzar una etapa nueva sin deudas, no querían estar condenados a pagar mensualmente un alquiler, o una hipoteca sino permanecer tranquilos mientras disfrutaban de su casa.

Ellos han superado muchas adversidades y se han convertido en ejemplo de admiración y amor incondicional. Dave pasó por una enfermedad cerebral cuando pensaban materializar su sueño de construir su propia casa en el 2016, pero nada los detuvo.

Precisamente el proyecto de la vivienda le dio a Dave la fuerza necesaria para salir adelante, fue terapéutico el esfuerzo que pusieron en la construcción. Ocho meses después de que él fuera diagnosticado con hemorragia cerebral debilitante terminaron su casa.

Han transcurrido cinco años desde que se mudaron a su nuevo hogar y aman cada rincón. Se sienten muy satisfechos con su trabajo. La casa de Jaimie y Dave tiene más de 406 pies cuadrados de espacio útil.

Aseguran que aprendieron a valorar lo que realmente importa. “Tomamos una decisión consciente todos los días para vivir la mejor vida posible porque podría ser el único día que nos queda”, dijo Jaimie.

Querían vivir libres y sin deudas

Jaimie dijo que ella y su esposo Dave comenzaron a hablar de su futuro a principios de la década de 2010, trabajaban mucho, apenas tenían tiempo extra para compartir juntos o divertirse y tampoco tenían capacidad de ahorro.

Así que pensaron que lo mejor para salir de esa rutina y disminuir el gasto que representaba la vivienda era cambiar su casa por una más pequeña.

En el 2014 vendieron su casa reformada en Vancouver con lo que consiguieron dinero para empezar la construcción de la casa que soñaban.

Pudieron comprar un terreno de 2,02 hectáreas en Kalama, Washington, en Craigslist por 65 mil dólares. Acudieron al gobierno local para obtener un permiso de ocupación y para poder conectarse a la red para tener electricidad y agua.

En junio de 2015, la pareja estaba lista para empezar a construir su casa nueva usando dos contenedores.

Un episodio triste y adverso los sorprendió en el proceso

A pesar de que Jaimie y Dave sabían que construir su casa nueva sería un proceso difícil, pero a pesar de eso jamás imaginaron que estaban a punto de recibir una noticia devastadora: el diagnóstico de Dave.

En ese momento ya tenían instalados los dos contenedores en el terreno que adquirieron, pasaban las tardes y los fines de semana trabajando en la obra. Tuvieron que interrumpir todo en agosto de 2015 cuando Dave sufrió una hemorragia cerebral grave, un tipo de accidente cerebrovascular muy peligroso.

Dave fue trasladado por vía aérea al hospital y pasó cinco días ingresado en la UCI, se concentraba en salir de ahí para recuperarse y terminar la construcción de la casa.

“Estaba en el hospital y apenas podía hablar. Pero nunca dejaba de decir: ‘No puedo morir. Tenemos una casa que construir’”, relató ella.

Cuando a Dave le dieron el alta médica retomó su proyecto.

La casa le devolvió la salud a Dave

Un terapeuta ayudó a Dave a recuperarse y diseñó los planes de terapia en entornos de la construcción de la nueva vivienda.

Al principio, Dave no podía usar el lado derecho de su cuerpo, así que instalar la terraza del piso de arriba de su casa o usar un martillo, se convirtieron en tareas cotidianas que él hacía en las sesiones de terapia.

Aunque les tomó mucho tiempo, Dave logró recuperar la sensibilidad y la destreza.

Un sueño hecho realidad

En abril de 2016, la casa por fin estaba terminada. Y lo mejor de todo: Dave había recuperado aproximadamente el 85% de la sensibilidad en el lado derecho de su cuerpo.

La casa, con dos contenedores de carga apilados, cuenta con una sala de estar en la primera planta, la cocina, un baño y un armario de almacenamiento.

En la vivienda, una escalera de caracol da acceso al segundo piso donde está el dormitorio principal.

Además, en el segundo piso hay un gran balcón.

¿Cuánto cuesta esta casa?

El precio total de la casa diseñada y construida por la pareja es de 70.000 dólares, más que una casa de esas mismas dimensiones. Usar los contenedores causaron problemas imprevistos relacionados a la impermeabilización, el aislamiento y el corte.

Tuvieron que asumir un costo más elevado del que tenían estimado.

“No nos quedaba nada. No teníamos dinero. No teníamos energía. No teníamos fuerza emocional ni mental”, dijo Jaimie a un medio de comunicación local.

Pero esos obstáculos quedaron atrás, ahora sueñan con seguir mejorando su vivienda, además quieren participar en otros proyectos como los gallineros o una tirolesa.

En julio del año pasado, Dave construyó el puente colgante usando materiales recuperados, está a 9 pies del suelo y demoró un mes en terminarse. El puente de 50 pies de largo se conecta con el balcón de la pequeña casa a una terraza privada, que da al valle en el que vive la pareja.

Jamie piensa que el buen estado de salud de Dave se debe a los proyectos que han realizado juntos con tanta ilusión.

“Sé que proviene del hecho de que siempre está trabajando en algo emocionante, siempre tiene algo que esperar”, dijo ella.

Aunque han tenido contratiempos como baches en la carretera de donde viven, plagas de hormigas y un pájaro carpintero, Jaimie se las arregla para mantenerse con buen ánimo y optimista.

“Encuentra alegría en las pequeñas cosas. La vida no es perfecta, pero elige siempre encontrar la alegría”.

Su historia está motivando a muchos, es una alternativa para vivir sin deudas y aprender a valorar la sencillez.

“Nos sentimos realmente bendecidos. Ha sido más de lo que soñamos que sería”, dijo Jaimie.

Cada espacio de esta casa está lleno del amor de una pareja que trabajó duro y no se rindió hasta lograr su sueño. Muchos quieren seguir sus pasos para vivir con más tranquilidad y libertad.