Una niña le pidió a los Reyes Magos platos de comida y refrescos para su familia

Para muchos niños del mundo, el Día de Reyes es el momento más esperado del año. Ese día, Melchor Gaspar y Baltasar aparecerán guiados por el resplandor de la Estrella de Belén, cargados con los ansiados juguetes que pidieron en sus cartas.

Sin embargo, la verdad es que, la honestidad, el candor y la inocencia de los niños no tiene límites. Aunque, la mayoría de los pequeños pide juguetes, Teresa no. Esta niña natural de Xalapa, en Veracruz, México, sorprendió a todos al escribir en su petición de este año que deseaba unos tacos al pastor y un refresco.

Así como se lee. Si bien esto no se le habría ocurrido a cualquier niño, según Teresa, ella ya tiene suficientes cosas para jugar. En las fotos que se publicaron en las diferentes plataformas digitales, se puede leer un fragmento de la carta que escribió la niña.

La pequeña escribió con mucha claridad su orden del plato típico mexicano, acompañado de una bebida gaseosa de toronja. Todo muy especificado, de manera que, para Melchor, Gaspar y Baltasar no fue problema concederle el deseo en el día más especial de todos.

Lo más hermoso del gesto de Teresa, fue su motivación de fondo. La razón por la que la pequeña decidió pedir estos deliciosos tacos fue para compartirlos con su familia, ya que asegura que prefiere un grato momento en familia, con sus padres amados a unos simples objetos materiales, de los cuales, ya tiene bastantes.

“Queridos Reyes: quiero una orden de tacos al pastor y un refresco Quita Sed para mí y para mis papás”, se lee en la breve cartita.

Tras el hecho, la historia de Teresa se volvió viral, al punto que ahora una taquería ubicada en Xalapa la busca hasta por debajo de las piedras para poder regalarle un kilo de carne al pastor.

La madre de Teresa explicó que su hija es una niña muy solidaria y empática que siempre piensa en los demás. Este año se limitó a pedir únicamente comida para todos.

Pero, la actitud altruista de esta dulce niña va más allá, pues dijo que estaba dispuesta a donar sus lindos juguetes a aquellos que no pudieron recibir la visita de los Reyes Magos.

“Ella siempre ha compartido sus cosas con los demás. Es una niña muy buena y, como madre me siento muy orgullosa de ella. Creo que su padre y yo hemos hecho un buen trabajo hasta ahora”, dijo la madre Teresa.

Ambos padres son efectivos del Departamento de Bomberos de Xalapa y desde siempre le han inculcado el hábito de compartir sus pertenencias con los otros. Además, la propia menor asegura que ya tiene lo suficiente en su vida para ser feliz.

Aunque a veces no lo sepamos, la felicidad está más cerca de nosotros de lo que parece y, además, es gratis. Tan solo hace falta mirar con los ojos del corazón para darse de bruces con ella y crecer como personas.

La historia de esta joven intensamente solidaria, de buen corazón y con esos poderes especiales que le ayudan a ver el mundo de otra manera nos conmueve, nos asombra y nos llena de esperanza. Porque, los niños no son el futuro, son el presente de este mundo.

El solo hecho de que tu hijo exista es un presente. Él, como todos los niños, encarna la promesa viva de que el mundo se puede transformar, en el futuro, en un mejor lugar. Comparte esta hermosa historia con tus seres queridos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!