Una niña de 7 años pide ayuda para salvar la vida de su mamá mientras cuidaba a su hermanita

Es importante enseñar a los niños cómo reaccionar ante alguna situación de peligro en la que los padres se vean comprometidos, sobre todos si tienen alguna patología que pueda requerir asistencia médica inmediata por complicaciones.

Alba, de 7 años, es una niña de Sevilla, España que actuó de inmediato al ver a su madre inconsciente y gracias a su rápida reacción le salvó la vida.

El padre de la menor estaba de viaje en Rumanía, ella se encontraba en su vivienda con su madre y su hermanita de 3 años cuando escuchó un quejido a primera hora de la mañana.

Al encontrar a su mamá inconsciente intentó reanimarla ofreciéndole refresco y un sobre de azúcar, pero lamentablemente no reaccionaba.

“No se despertaba”, dijo Alba relatando la aterradora experiencia que vivió. En ese momento, decidió llamar a emergencias, aunque no sabía desbloquear el teléfono móvil de su madre sí tenía claro que presionando SOS podría comunicarse con el servicio de urgencias.

Esperó pacientemente la llegada de la ayuda a su casa en Espartinas y poco después una pareja de Guardias Civiles entró a la vivienda.

Nuria Domínguez, la madre de Alba, sufrió una hipoglucemia que le causó la pérdida de consciencia, tiene un parche que le avisa cuando se detecta una bajada del nivel de azúcar en su sangre.

La alarma sonó, pero Nuria no despertó, así que Alba intentó reanimarla siguiendo las instrucciones que ha recibido para aplicar en caso de que su madre sufra los efectos de un descenso de la glicemia.

Álvaro Serrano, el padre de Alba, dijo que se encontraba en una misión internacional en Rumanía el día del incidente. Su hija intentó desbloquear el teléfono de su madre, pero como no tuvo éxito entonces usó la señal de SOS.

Cuando se hizo la llamada automática al 112, el operador trató con paciencia y amabilidad a la niña.

“La persona que la atendió supo cómo hablarle a una niña de siete años, y al ir a la planta baja de la vivienda saltó una alarma de la empresa de seguridad que tenemos contratada que me contactó directamente”, relató Álvaro.

Poco después acudieron los agentes de la Guardia Civil a quienes la familia les agradece por su valiosa labor. Con una carta, Nuria les agradeció por haberlas tratado con tanta humanidad y comprensión.

Uno de los agentes de la Guardia Civil declaró: “Al principio no nos respondió nadie, pero en cuanto nos identificamos ya nos sale una voz nítida de dentro de la casa y nos dice que su madre está muy enferma y ha tenido una bajada de azúcar, por lo que le pedimos que abriera la puerta, pero no podía porque la llave estaba echada”, relató uno de los guardias civiles.

Alba les entregó otra llave a través de una habitación contigua y ellos se quedaron sorprendidos con su rapidez.

Cuando entraron vieron a Alba sentada en el cabecero con su madre y con su hermanita, uno de los dos se encargó de las niñas mientras otro aplicó los primeros auxilios y llamó a los servicios sanitarios.

“Uno de ellos atendió a mi mujer aplicándole los primeros auxilios mientras llegaba el servicio médico mientras el otro acompañó a mis dos hijas hablándoles como si fuera yo, muy tranquilo”, agregó Álvaro.

Desde Rumanía, él veía lo que sucedía a través de una cámara de seguridad de su vivienda.

Álvaro relató en sus declaraciones que no es la primera vez que su esposa sufre un episodio de hipoglicemia, aunque nunca le había ocurrido estando sola con sus hijas.

El padre está sorprendido y admirado por la reacción de su hija Alba. “Supo reaccionar estupendamente”, aseguró que es su ángel guardián y que salvó la vida de su madre.

Nuria no conserva recuerdos contundentes del hecho, pero relató:

“Solamente recuerdo que al abrir los ojos después de bastante tiempo vi a tres médicos y a la Guardia Civil, así que me asusté por mis hijas y porque no sabía qué había pasado”.

Cuando reaccionó y vio a sus hijas, Alba le dijo: “Mamá, cuídate, te van a llevar al médico, estamos bien y hoy no vamos al cole”.

Nuria confesó que no esperaba esa reacción, se siente muy orgullosa de su hija.

Los padres se han preocupado por enseñarle a su hija qué hacer en caso de que a su madre le pasara algo, así como la importancia de transmitir serenidad, hablar claro y cuidarla. Asimismo, les han enseñado cómo llamar a los servicios de emergencia.

Uno de los agentes de la Guardia Civil, Adámez, confesó que intentó calmar a las menores hablando sobre personajes infantiles de la televisión mientras lo miraban con asombro porque conocía la programación.

“La verdad es que estuvieron muy tranquilas, y yo por dentro estaba admirando la templanza de Alba porque creo que muchos adultos no demuestran el buen hacer que demostró esa niña en esa situación tan alarmante y tan tensa para ella”, dijo el agente.

Finalmente, habló sobre la importancia de transmitir a los niños confianza en la Guardia Civil, es importante que los vean como aliados y “amigos” para que en situaciones de emergencia en las que les ofrezcan ayuda no se asusten y ayuden como hizo Alba.

A la menor le entregaron un reconocimiento por haber salvado la vida de su mamá.

La noticia no para de causar conmoción, diversos medios de comunicación han entrevistado a Alba y al terminar le ofrecieron un aplauso reconociendo su labor. Compártela.