Una niña de 5 años casi pierde la vida porque los médicos ignoraron a sus alarmados padres

Pese a que hemos vivido con el coronavirus durante más de un año, aún se desconocen muchos aspectos sobre él y esto ocasiona que las familias descuiden a los más pequeños pensando que son inmunes a la mortal enfermedad.

Muchos piensan que los niños son inmunes al coronavirus

Esto fue lo que sucedió en Brasil a la familia de Alice da Silva Ribeiro, de solo 5 años de edad, la cual no sabía que la pequeña estaba infectada de coronavirus ya que no presentaba ningún síntoma. Descubriendo la terrible enfermedad hasta que la pequeña manifestara síntomas del Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico (SIM-P).

Alice pasó un mes sin ser diagnosticada como portadora de coronavirus

El pesar de esta familia con el mortal virus comenzó cuando Eva invitó a su casa a su mamá, creyendo que había sufrido un conato de infarto cuando en realidad estaba presentando síntomas de coronavirus.

Días después, Eva y su esposo también manifestaron algunos síntomas y llegó la confirmación: tanto los padres de Alice como la abuela tenían la enfermedad. Un mes después, Alice comenzó a tener fiebre alta.

Su madre llevó a Alice a una sala de emergencias de la ciudad, donde el médico ordenó una radiografía, que no encontró infección pulmonar, y la dio de alta. La indicación fue que la familia observara cómo se sentía la niña en los próximos días. Sin embargo, no mostró ninguna mejora.

“Fueron tres días de fiebre, hasta que empezó a tener dolor en el estómago. El médico ordenó algunas pruebas y me dijo que tenía una infección en la sangre”, recuerda Eva.

Además de fiebre y malestar estomacal, Alice desarrolló conjuntivitis

Eva siempre tuvo la sospecha de que su pequeña estaba padeciendo del Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico, pero el médico lo descartó ya que se considera poco común. Es un síndrome grave que puede desarrollarse en personas de 0 a 19 años que han tenido previamente COVID-19 y que incluso se curaron de la enfermedad.

El primer criterio para evaluar el SIM-P es que el paciente haya tenido COVID-19. Los síntomas incluyen fiebre, conjuntivitis y dolor abdominal, como fue el caso de Alice

El médico le recetó un antibiótico a la niña, que no sirvió de nada. Al día siguiente, Alice todavía tenía fuertes dolores y sus padres se rehusaron a dejar de visitar especialistas. Tuvieron que acudir con 7 médicos diferentes para finalmente confirmar que tenía el SIM-P.

Con el diagnóstico correcto, Alice pudo recibir el tratamiento adecuado, recuperó la energía, el apetito y ahora está 100% curada gracias a la perseverancia de su familia.

Casos como este nos ayudan a hacer consciencia sobre la importancia de no descuidar la salud de los niños en la pandemia y acudir al médico ante cualquier síntoma extraño.

Cuida de tu familia manteniéndote aislado dentro de casa y comparte, esta información podría ser de gran ayuda para salvar la vida de alguien.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!