Una maestra se alarma al ver lo que muchos de sus alumnos llevan al colegio para almorzar

Los niños en edad escolar requieren de una alimentación sana y balanceada para poder desarrollarse integralmente, de allí que su comida debe cumplir con esos parámetros.

Sin embargo,una maestra del Reino Unido, al revisar los almuerzos que llevan, se sorprende con lo que encuentra. 

Una escuela ubicada en el condado de Lancashire ha venido prestando mucha atención a los estudiantes en lo que respecta a su alimentación. Las maestras de la institución se han dado a la tarea de abrir las bolsas de merienda escolares, donde solo ven comida fría de la cajita feliz de McDonald’s,o Happy Meals como también se le conoce.

Foto publicada por la maestra

“Los padres a veces envían alimentos fríos de una cajita feliz de McDonald’s para los almuerzos de los niños”, comentó la maestra. 

Incluso, a veces traen la mitad de una ración, que tal vez quedó de una comida anterior. Ya es común ver hamburguesas, patatas fritas o nuggets de pollo nada frescos. 

Los padres pretenden que les calienten los restos de comida en la cocina del colegio y sus hijos se alimenten con eso. 

Es cierto que a los niños les encantan los productos que vende ese conocido  establecimiento, pero es preocupante que esa sea la principal comida del día de un pequeño, que requiere los nutrientes necesarios para un sano y adecuado desarrollo. 

La maestra reveló que existe una realidad inocultable en cuanto a la pobreza que se vive en algunas áreas del condado, y que es la principal causa de que los padres no puedan pagar un almuerzo saludable y caliente dentro de las instalaciones de la escuela. Lo cual fue corroborado por Jayne Ivory, la directora de servicios para niños de la institución. 

Jayne Ivory

Hay grandes desafíos en torno a la pobreza en el Reino Unido por delante”, dijo la directora.  

La End Child Poverty, coalición creada en 2001 por un grupo de organizaciones benéficas para niños del Reino Unido, grupos religiosos, sindicatos, entre otros; mostraron datos alarmantes, más de 44,000 niños en el este de Lancashire viven en la pobreza.

Las escuelas se han sentido comprometidas a ayudar de alguna manera con la problemática que se viene presentando. Y no solo se trata de la alimentación, también tienen casos de chiquillos que llegan a clases sin la ropa adecuada, ni abrigos.  

Una de las iniciativas que han creado son los paquetes de alimentos de emergencia, así como la colecta de uniformes. 

“Nosotros, junto con nuestros socios, seguimos trabajando muy duro para abordar las desigualdades que existen”, agregó la directora. 

La institución viene laborando desde 2018 con BwD Food Alliance, un movimiento que tiene como objetivo proporcionar alimentos a las personas que están en crisis y no pueden alimentarse saludablemente.

De allí surgió el proyecto Blackburn and Darwen Summer Lunchbox cuyo propósito es ayudar a las familias proporcionándoles almuerzos gratis para sus niños.

Es una loable labor, digna de ser emulada para beneficio de los sectores que realmente lo necesitan. Ojalá existieran programas como estos en países de extrema pobreza, donde los niños no tienen ninguna oportunidad de crecer sanos.

Comparte esta dramática noticia con todos tus amigos y conocidos. Y cuidemos de la alimentación de nuestros pequeños, que son el futuro y la oportunidad de un mundo mejor.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!