Una madre de 25 años construye con sus propias manos una casa sin escuchar a nadie

Zamanzini Philisiwe, es una ingeniera sudafricana que decidió construir su hogar con sus propias manos, ella se considera una experta y no necesita ayuda para levantar su casa de la nada.

Las imágenes que publicó en las redes definitivamente rompen las creencias de su país demostrando que la vocación no discrimina géneros.

“Esto es en lo que soy buena”, escribió la joven en sus redes sociales.

 

Los sueños representan la dirección que debe tomar el camino de cada persona y la esperanza y deseo por verlos realidad es la motivación de caminar hacia ellos, sin importar los obstáculos que hay que superar.

Mucho hemos escuchado que el mundo está construido por personas soñadoras que alguna vez fueron criticadas y tildadas de locas, pero en realidad son hombres y mujeres que van más allá de los estándares y dejan huellas en su camino, y Zamanzini parece ser una de ellas.

Es una joven ingeniera sudafricana ha logrado un reconocimiento en las redes después de que sus publicaciones se volvieron virales. Son imágenes donde ella aparece construyendo su propia casa.

Ella usa sus propias manos con la experiencia y conocimiento que obtuvo en la facultad. No necesita ayuda ni supervisión. Simplemente va más allá de los paradigmas que dicen que una chica puede valerse por sí sola, especialmente en su país.

Ella estudió en la Umgungundlovu TVET College Edendale campus, y es ingeniera en Edificación y Construcción, no es adinerada ni proviene de una familia con historia, sin embargo, decidió cumplir sus sueños e ignorar los juicios y creencias limitantes.

Es cierto que en esta profesión no abundan las mujeres, pero ella se ha ido abriendo espacio. Zamanzini nos ha demostrado que nada es imposible.

“De mal genio, profesional dura y capaz de trabajar bajo presión”, se define ella misma en su red social Facebook.

Junto a la publicación de sus fotografías ella explica que construir es lo que ama.

Los comentarios de los usuarios hicieron que su publicación se hiciera viral. Zamanzini recibió cientos de reacciones positivas y felicitaciones.

También publicó fotografías de su familia, donde orgullosa muestra a su bebé.

Zamanzini nos demuestra que podemos llegar donde queramos. Si trabajas duro no hay sueños que no puedas alcanzar, no importa si recibes comentarios negativos y desalentadores, lo que jamás debes hacer es detenerte.

Comparte la historia de Zamanzini, un ejemplo para el mundo de profesionalismo y superación.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!