Una enfermera recorre kilómetros en una carretera intentando salvar a un paciente de COVID-19

La labor de los profesionales de la salud es incansable en medio de la pandemia. Día a día, reciben a decenas de pacientes con la terrible enfermedad y, de inmediato, se comprometen con cada uno de ellos para que puedan volver a su casa, sanos y salvos.

Las enfermeras son esos ángeles vestidos de blanco que son capaces de darlo todo por sus pacientes. Sin embargo, en ocasiones deben sortear grandes obstáculos que comprueban su heroísmo y vocación. Esto fue lo que demostró una heroica enfermera brasileña, llamada Rebeka Fonseca.

Rebeka tiene solo 24 años de edad y se graduó hace poco más de un año como enfermera. Sin embargo, nunca imaginó que sería la protagonista de una de las escenas más llamativas y conmovedoras desde el inicio de la nueva pandemia de coronavirus.

El paciente tiene diabetes y coronavirus

Ella es la enfermera que se hizo viral tras ser capturada en un video, empujando a un paciente sobre su camilla, en la ruta BR-163, en Pará. En las imágenes se puede ver al profesional de la salud y al paciente en la camilla, cubiertos por el polvo levantado por los automóviles que pasaban por la carretera.

Esta enfermera trabaja exclusivamente en el sector de aislamiento de COVID-19 del Hospital Municipal de Rurópolis. Rebeka se encontraba en la ambulancia que transportaba a un paciente en tratamiento de COVID-19, y que ya usaba un tanque de oxígeno, de Rurópolis al Hospital Regional de Tapajós, en Itaituba.

Pero fue necesario interrumpir el viaje por la obstrucción en la carretera, abarrotada de autobuses.

Preocupada por el tiempo que tardaría en deshacerse la congestión vial y temiendo que se acabara la reserva de oxígeno, la enfermera salió de la ambulancia para llevar al paciente a pie. Con la ayuda del conductor, Rebeka empujó y caminó con la camilla durante kilómetros.

Mientras avanzaba a pie, el paciente ya no tenía una gota de oxígeno en la sangre, pero se mantuvo estable. Con los autobuses comenzando a abrirse paso, el conductor regresó a la ambulancia para continuar su camino.

Rebeka caminó empujando la camilla durante 2 kilómetros

Las personas que capturaron la escena escribieron una carta como una forma de agradecimiento a la enfermera. Wadson Diniz, el conductor de ambulancia que ayudó a Rebeka en el camino, también se sumó al homenaje que decidieron hacer a la joven por su labor.

“Felicitaciones por la actitud amorosa y valiente que tuviste con una persona que no conocías. El mundo necesita más personas así. Gracias, Dios te bendiga”, decía la carta firmada por Yasmin y Sabrina.

Sin duda, se necesitan más personas como esta ejemplar mujer que nos demuestra que nada es imposible cuando se desea ayudar desde el fondo del corazón.

Comparte este inspirador momento con todos tus amigos y nunca dudes en ayudar a quien más lo necesita.