Una cafetería da mucho de qué hablar por su actitud ante un humilde hombre sin hogar

La dificultad para encontrar una vivienda digna es, sin duda alguna, una crisis mundial. El Reino Unido no escapa a esta realidad, por lo que, no debe resultar extraño salir a tomar un café en Londres y toparte con alguna persona sin hogar. 

A pesar de la existencia de algunos subsidios alimentarios y refugios, a menudo aquellos que viven en las calles necesitan una oportunidad más sustancial para cambiar realmente su situación y esto es, precisamente, lo que ofrece Change Please, una organización que le da una mano a las personas sin hogar.  

La compañía se especializa en contratar personas en situación de calle para capacitarlos como baristas profesionales y despachar café en sus puestos en Londres y en otros lugares, otorgando además un salario digno, que en la capital británica es de 10,75 libras esterlinas por hora (11,86 euros) . 

A su vez, esto permite a los empleados reinsertarse en una sociedad que a menudo se hace de la vista gorda, les pasa por alto y los invisibiliza 

Liam es un joven de 28 años que ha experimentado en carne propia cómo Change Please puede cambiarle la vida a alguien de la noche a la mañana. Su salud mental ha mejorado y tiene una mejor cara que presentarle a la vida, un sentido, un propósito,  un sustento, pero también, un hogar.  

Antes de ser contratado, Liam pasó dos años viviendo en un albergue estuvo  desempleado durante más de ocho años.  

Liam trabajando como barista en el Change Please

Tenía muchas habilidades diferentes, estaba administrando una cuenta de redes sociales, gestionando proyectos, organizando festivales, tantas habilidades variadas diferentes que son transferibles y pueden llevarse a cualquier lugar de trabajo”, admitió el joven. 

Se enteró de la compañía de café a través de su asesor de empleo, que lo había estado ayudando a encontrar trabajo. Al principio, la idea le desconcertó, pero una vez que se dio cuenta de que su asesor estaba hablando de ser un barista, no un abogado, el hombre  renovó la esperanza y acudió al lugar indicado, en el momento preciso. 

Pronto, y gracias al entrenamiento, Liam comenzó a ver la posibilidad real de crecer y evolucionar laboralmente. Aprendió de dónde viene el café y cómo operar una máquina, a molerlo y hacerlo con leche, así como sobre Change Please y su objetivo. 

Después de dos días de experiencia laboral, Liam tuvo su primer turno pagado. No pudo contener las lágrimas de emoción al recibir su primer cheque, y ahora solo piensa en aumentar sus horas de trabajo. 

Firmar mi contrato se sintió tan increíble. ¡Finalmente estuve empleado y pude decirle al centro de trabajo que tenía un trabajo, y lo estoy ejecutando sin mirar atrás! Y puede que no sea perfecto y nunca sea perfecto, pero estoy tomando el toro por los cuernos”, dijo.  

Cemal Ezal, fundador de Change Pleasedijo que se le ocurrió la idea en 2014, durante una conversación con su vecino de puesto en un viaje en autobús en Vietnam, y que le hizo replantearse su misión de vida.

Hoy en díaademás de contratar a los necesitados, Change Please destina el cien por cien de sus ganancias a brindar capacitación, empleo y apoyo. Por su parte, nuestro protagonista cuenta con un ingreso constante en el que confiar, y ahora puede disfrutar más de la vida al sentirse útil y valioso para la sociedad. 

Si le das la oportunidad a las personas que no tienen nada, créeme, lo aprovecharán y te darán todo lo que tienen. Comparte esta historia con tus seres queridos y que ella sirva para mantener siempre la fe en el futuro y en nuestros semejantes. 

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!