Una bebé prematura que los médicos dijeron que no sobreviviría abraza a su hermanito

Cuando un bebé nace antes de tiempo se expone a graves riesgos, sus órganos no están completamente desarrollados afectando su capacidad respiratoria, necesitan atención médica especializada las 24 horas. Mientras son alimentados a través de una vía en una incubadora, se espera que logren recuperarse.

Esta es una situación que viven muchos padres alrededor del mundo, en algunos casos, lamentablemente deben despedirse para siempre de sus angelitos.

En otros, los milagros se hacen presentes en esos pequeñitos que vencen tantas adversidades.

Para los padres, es muy difícil tener que dejarlos en el hospital, los invade la incertidumbre y lo único que anhelan es llegar a su hogar con su hijo en brazos.

Tal como los padres de estos gemelos, la pequeña Neve y su hermano Louie, que nacieron a través de una cesárea de emergencia porque ella no estaba recibiendo los nutrientes suficientes para desarrollarse con normalidad en el útero.

El pasado 08 de marzo nacieron los gemelos a las 30 semanas de gestación, los médicos dijeron que ella no lograría sobrevivir. Pero la valiente Neve luchó, se aferró a la vida y dos semanas después, se reunió con su hermanito.

Laura Hough, y Chris Carey, los padres de los gemelos, registraron el encuentro en imágenes que están conmoviendo al mundo entero.

La madre de 27 años confesó que temían que la niña no sobreviviera a su devastador pronóstico, los médicos no le daban esperanza.

“Me tenían contra la pared. Iba al hospital dos veces por semana durante el embarazo, la placenta de Neve, estaban en sacos separados, se estaba deteriorando”, relató Laura.

Los médicos decidieron monitorear el flujo sanguíneo de los bebés y le dijeron que lo mejor era que nacieran después de las 28 semanas para evitar complicaciones graves.

Hasta que tuvieron que someterla a una cesárea en la semana 30 para evitar un desenlace fatal, Louie nació pesando 1,36 gramos y Neve poco más de 450 gramos.

“Durante estas semanas los sostuve en mis brazos. En el hospital me decían constantemente que ella no iba a sobrevivir”, dijo la madre.

Los separaron al nacer para que pudieran recibir el tratamiento que necesitaban. A pesar de las complicaciones de Neve en el útero, su hermano Louie sufrió después de nacer mucho más porque sus pulmones colapsaron, necesitó un tratamiento para drenar el aire de estos órganos vitales.

“Cuando nacieron, ella no necesitó nada de oxígeno, estaba bien. Era Louie, ambos pulmones colapsaron porque tenía aire en ellos”, relató Laura.

Hasta que dos semanas después, los gemelos pudieron reunirse y protagonizaron una escena adorable, ambos se abrazaron en la incubadora.

“Hace aproximadamente dos noches, uno de los otros bebés del hospital estaba siendo trasladado a una unidad diferente, así que bajaron a Neve y la pusieron en la misma habitación que su hermano”, contó la madre.

Los médicos los colocaron en la misma incubadora y la reacción de los bebés tocó el corazón de todos.

“Terminaron con los brazos uno sobre el otro, las piernas cruzadas y tomados de la mano. Trató de poner sus manos alrededor de su cuello, fue muy divertido verlos”, dijo Laura.

En el hospital, todo el personal que ha atendido a los hermanos se ha encariñado con ellos, en especial con Neve.

“Todos los médicos que vienen a verla sienten debilidad por ella, y están encantados con los dos. Dijeron los extrañarán cuando se vayan porque necesitan más pequeños luchadores como ellos para seguir adelante”, dijo la madre.

La valentía de Neve ha sorprendido a todos. “Los médicos nunca han visto a una bebé como ella, tan pequeña sin tener que recibir oxígeno para que la ayude a respirar, simplemente lo hace todo por su cuenta”.

“Es más pequeña que una muñequita de juguete, pero lo está haciendo tan bien, es increíble”, resaltó Laura.

Su historia, y sobre todo las tiernas y conmovedoras imágenes de ese abrazo con el que los hermanos se reencontraron toca el corazón de miles de personas. Compártelas.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!