Una anciana recorre 24 km diariamente con su nieto discapacitado para llevarlo a la escuela

Sabemos de sobra que si las madres harían lo que fuera porque sus hijos estén a salvo, las abuelas no hacen menos por sus nietos. Incluso cuando aquello suponga dejarse la propia piel con tal de que ellos tengan un porvenir seguro y crezcan rodeados del amor y la protección, que en muchos casos echaron en falta cuando tenían su edad.

Pero lo que hace esta abuela cada mañana, llueve, truene o relampaguee, por su nieto discapacitado, hará que no puedas contener las lágrimas.

Shi Yuying es una anciana de 76 años, que diariamente empuja la silla de ruedas de su nieto discapacitado para que pueda llegar a tiempo a la escuela. Lo hace por 24 kilómetros, y lo ha hecho durante 4 años. ¡Se dice pronto!

Shi realiza cuatro viajes de ida y vuelta al día para llevar a Jiang Haowen, de nueve años, a la escuela y regresar a casa, según declaró a un diario local.

La valiente y fuerte abuela es la única que cuida del pequeño.

“Mientras tenga fuerzas, continuaré empujándolo”, declaró Yuying.

Haowen sufre de parálisis cerebral, una condición cerebral que afecta el movimiento y la coordinación. Él no puede caminar solo y necesita cuidado a tiempo completo.

Los padres de Haowen se divorciaron cuando tenía cuatro años. Su padre ahora está trabajando en otra ciudad para poder mantener a la familia, y su madre se ha vuelto a casar, declaró la abuela en una entrevista.

La abuela y su nieto viven en la aldea de Daizhuyuan, en la ciudad de Huangguan, en el condado de Guanyang, de la provincia de Guangxi.

En un inicio, en vista de la necesidad, la anciana se valía de una bicicleta para empujar a Haowen. Pero, afortunadamente en el pasado mes de julio, las autoridades locales proporcionaron a la familia una silla de ruedas, que les permitiría aliviar en algo la situación de pobreza extrema en la que viven.

VER TAMBIÉN:  "Ángel se culpa a sí mismo, tardará mucho en perdonarse" - La reacción del padre de Gabriel

Desde entonces, la anciana ha estado usando la silla de ruedas para sus carreras matutinas hacia la escuela de su nieto.

Haowen fue diagnosticado con parálisis cerebral cuando tenía alrededor de dos años, cuando notaron que no había aprendido a caminar. Fue entonces cuando los padres del niño lo llevaron al médico y tras algunas pruebas, detectaron la discapacidad.

Después, llevaron a Haowen a ciudades cercanas, como Nanjing y Liuzhou, para un tratamiento alternativo, pero los resultados no fueron positivos. Por si no tuvieran mucho con la enfermedad del pequeño, la familia se encontró con enormes deudas debido a las facturas médicas.

La abuela declaró que ella necesita llevar al niño dos veces al día, una por la mañana y otra por la tarde, por lo que tiene que hacer el mismo recorrido cuatro veces al día.

Sin embargo, Shi dijo que estaba feliz de asumir la tarea. Ella además está muy orgullosa de su nieto, porque aunque no puede moverse libremente, es un niño muy inteligente. En la escuela le han dicho que “es muy bueno para las Matemáticas y que tiene una memoria prodigiosa”.

Haowen tiene la suerte de que su abuela se ocupe de todos los aspectos de su vida, pero ciertamente se le encoge el corazón cuando piensa en el futuro de Haowen, cuando ella ya no esté en este mundo.

Huanqiu

Por el momento, vive el presente y mientras le quede aliento, trata de hacer lo imposible para que Haowen tenga una vida lo más normal posible. Ella dijo que no pierde la esperanza de poder enviar a su pequeño algún día a una buena escuela para niños discapacitados, donde Haowen pueda ser tratado como merece.

UNA VERDADERA ABUELA CORAJE

Shi Yuying, la 'anciana coraje': camina 24 kilómetros cada día para llevar al colegio a su nieto, con parálisis cerebralLa historia de una anciana de origen chino se ha hecho viral en redes por su carácter emotivo e inspirandor. Shi Yuying, de 76 años, camina cada día 24 kilómetros para llevar al colegio a su nieto, que sufre parálisis cerebral."Mientras tenga fuerzas, continuaré". Son las palabras que han cambiado la vida de Jiang Haowen, un niño chino de nueve años que sufre una parálisis cerebral diagnosticada desde los dos años. Eso no le ha impedido hacer una vida normal. Y se lo debe todo a su abuela, Shi Yuying.La historia de esta anciana de 76 años se ha hecho viral por la fuerza y el amor que profesan en sí sus actos. Yuying se ha convertido en una 'anciana coraje', según valoran muchos usuarios de las redes sociales, por sus intentos de ayudar a su nieto a llevar una vida idéntica a las de otros chicos de su edad.Cada mañana desde 2014, Yuying y su nieto se levantan bien temprano para poner rumbo al colegio del menor. Juntos recorren hasta 24 kilómetros para llegar a la escuela: él, en una silla de ruedas, y ella, de 76 años, impulsándole a lo largo de un peligroso camino.Antes lo hacían en bicicleta, pero hace unos años el Gobierno chino pudo dar al joven una silla de ruedas con la que se maneja bien gracias su perseverancia y a la ayuda de su abuela. Aun así, el trayecto, el único que hay, comprende una zona larga y estrecha a través de un terreno montañoso.Yuying es el único apoyo con el que cuenta actualmente el pequeño Haowen, pues su padre trabaja en otra ciudad para poder mantener a la familia, según relatan los diarios locales de la zona. La madre se divorció de su marido y ha desaparecido. Y, sin embargo, sorprende la felicidad y el ánimo con el que esta anciana emprende su ardua labor diariamente."Aunque Haowen no puede moverse con libertad, es un niño muy inteligente", ha afirmado en una entrevista. Su deseo: encontrar un colegio donde Haowen pueda desarrollar plenamente sus aptitudes y habilidades, adaptadas siempre a sus necesidades. Toda una historia de valor y fuerza que llega desde la otra punta del mundo.Fuente: https://goo.gl/79c7gc

Publiée par Tecprog World sur Dimanche 28 janvier 2018

¡Es un relato demasiado conmovedor! Qué diferente fuera el mundo con un puñado de mujeres como Shi, aquellas que sin hacer ruido se sacrifican día tras día por proporcionarles el mejor porvenir a los suyos, sin importar los esfuerzos inhumanos detrás de cada acto de amor.

VER TAMBIÉN:  Un niño de 9 años marca goles para ayudar a su amigo a luchar contra su enfermedad

Comparte esta conmovedora historia con tus amigos y anímalos a valorar a esos seres que han estado a nuestro lado, sacrificándose día a día, para que no nos falte nada.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!