Necesitaba regresar a casa junto a su hija recién nacida y la aerolínea se lo prohibió

Hoy en día, son menos los gestos de solidaridad que nos encontramos a nuestro alrededor. Tristemente, muchas personas en la sociedad solo velan por su bienestar de manera individualista y sin girar la mirada a las necesidades de los demás.

Afortunadamente, todavía existen personas con un gran corazón, que sin buscar nada a cambio ayudan al más necesitado, y para muestra de esto, una abuelita le ofreció estadía en su hogar, a un desconocido y a su bebé, de tan solo 4 días de nacida.

Ruben Swift, es un hombre residenciado en Cleveland, de 43 años, asistente de una tienda de delicateses. Quién al enterarse de que nacería la hija que había concebido junto a su anterior pareja, compró un boleto hacia Phoenix, Estados Unidos.

Ru-Andrea, es el nombre de la bebé, y nació en el Centro Médico Universitario Benner Phoenix, en perfecto estado. Estando la pequeña en cuidados neonatales, Ruben conoció a una gran persona, que estuvo cuidando de su hija y con quién hizo una gran amistad.

Joy Ringhofer, es la hermosa abuelita de 78 años, que sirve como voluntaria en el Centro Médico, desde que su esposo Charles falleció de la enfermedad de Parkinson. Esta preciosa abuelita, estuvo en todo momento con la pequeña Ru, bridándole cuidados y mucho amor.

El principal objetivo de Ruben, además de estar en el nacimiento de la bebé, era recoger a la niña y llevarla consigo a Cleveland, ya que se le había otorgado la custodia.

Joy, se ofreció llevar a Ruben y a su bebé de cuatro días de nacida, al aeropuerto para que tomaran su vuelo de regreso a casa, dándole su número telefónico para cualquier cosa que necesitara.

VER TAMBIÉN:  Su hija casi pierde la oreja y ella quiere advertir el peligro de no quitarse los pendientes

Al hacer el registro en la taquilla de la aerolínea, le notificaron que no podía viajar con la niña, ya que no presentaba partida de nacimiento y era muy pequeña para viajar en avión. La aerolínea Frontier Airlines, tiene una política estipulada, de que los bebés menores a siete días de nacidos no pueden viajar y menos sin una partida de nacimiento.

Ruben, estaba desesperado, no tenía la menor idea de lo qué iba hacer, se encontraba en una ciudad desconocida y sin ningún familiar o amigo al que poder llamar para pedir su ayuda, adicionando que no contaba con el dinero para pagar hospedaje durante cuatro días.

Me quedé sin dinero y el hospital me dijo que no podría obtener un certificado de nacimiento por siete días. Me preocupaba, que si la seguridad me veía durmiendo en el aeropuerto con un recién nacido, me acusaran de negligencia y la alejaran de mí. Estaba atorado”, expresó Ruben Swift.

Inmediatamente, Ruben se acordó de Joy, estaba apenado de tener que molestarla pero no tenía otra opción. La abuelita, al oír el dilema en el que estaba metido Swift, se ofreció gustosa a recogerlo en el aeropuerto.

Le dije: Te llevaré a casa conmigo, así que espera ahí”, comentó Joy.

Ruben, estaba sorprendido por el gran gesto de la abuelita, ya que apenas se conocían y ella sabía muy poco de su vida, pero de igual manera, Joy le abrió las puertas de su hogar sin ninguna objeción.

Soy un hombre negro, un completo extraño, pero ella igual me ayudó. Ella me mostró que en este mundo loco, todavía hay compasión”, comentó Swift.

En un vídeo publicado por Inside Edition en su cuenta de Youtube, los dos relatan cómo fue todo lo sucedido. Ruben, relata la relación que esta abuelita está teniendo con su hija, entre ellas dos hay una gran conexión.

VER TAMBIÉN:  En el momento en que iba a suicidarse, recibió una llamada con una frase que le salvó la vida

Durante los cuatros días que pasaron juntos, hablaron mucho de sus familias, pasearon, fueron de compras y hasta visitaron la tumba del esposo de Joy. Al llegar el momento de la partida, Ruben se mostró muy agradecido con Joy, expresa que ella se comportó como todo un ángel, que cuidaba de Andrea como si fuera de su propia familia.

Inside Edition

Sabíamos que siempre estaríamos en contacto desde ese momento. Comenzamos como extraños y terminamos como buenos amigos. Ruben, está muy agradecido conmigo, pero yo también estoy agradecida de haber tenido esta oportunidad”, expresó Joy.

Andrea y Ruben, ya se encuentran en casa con todos sus familiares, quiénes están agradecidos con Joy. Andrea, ahora vive una hermosa vida con sus hermanos y hermanastros, rodeada de mucho amor y con una gran amiga a distancia que está al pendiente de ella.

Esta grandiosa abuelita, marcó la vida de la familia Swift. Estamos seguros de que este hermoso gesto será algo que ellos recordaran por siempre. ¡Recuerda compartir esta historia de solidaridad en tus redes sociales!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!