Un niño es aclamado en un estadio por cumplir el sueño de su hermana en un partido de béisbol

La familia Hartman siempre ha tenido la bonita tradición de pasar días en familia mientras animan a su equipo favorito, Tampa Bay Rays, en los partidos de béisbol.

Recientemente acudieron al estadio y la más pequeña de la familia, Mary Grace, comenzó a lamentar que había dejado su guante en la casa. Ella y sus hermanos no paraban de soñar con el día en que lograran atrapar la pelota con sus propias manos.

Mary Grace tiene 7 años de edad.

Para tratar de animarla, su padre Rob le explicó que en realidad era muy poco probable que alguien lograra hacer eso. Lo más importante era que pasaran el día juntos y disfrutaran del partido.

En ese momento, Rob no podía imaginar que sus hijos lograrían hacer historia y le enseñarían una gran lección: nunca parar de soñar.

La familia Hartman vive en Florida, Estados Unidos.

Joseph, el hermano mayor de Mary Grace, sí había llevado su guante y se encontraba a la expectativa con cada jugada del partido. El niño de 12 años de edad ya había demostrado tener un gran talento en su deporte favorito y llevaba años viajando y jugando en las pequeñas ligas.

Cuando llegó el momento de batear la pelota, Joseph se levantó de su puesto y comenzó a correr por las gradas intentando calcular dónde podría hacer su atrapada estrella.

La pelota que Joseph atrapó fue bateada por Austin Meadows.

Para la sorpresa de muchos, el astuto Joseph hizo sus cálculos perfectos y pudo atrapar la jugada de los Tampa Bay Rays con su propio guante. En medio de una agitada celebración y las ovaciones de todos los que presenciaron este maravilloso momento, el tierno Joseph no lo pensó dos veces y corrió hacia su familia para entregarle la pelota a su hermanita Mary.

Brother catches foul ball, gives to his sister

Big brother of the year award. It's settled.

Publiée par Tampa Bay Rays sur Samedi 29 juin 2019

“Fue instintivo. Uno de esos momentos en que su bondad salió a flote”.

El gesto fue sumamente genuino y tierno. Joseph recordaba lo mucho que su hermana menor quería atrapar la pelota así que su regalo significaba mucho para ella. La familia festeja de inmediato con fotografías y abrazos, pero lo que más impresionó a los fanáticos del estadio fue el enorme corazón de Joseph y su gran labor como hermano mayor.

La pelota fue firmada por todos los jugadores del partido.

Afortunadamente, todo fue captado en un vídeo y las personas de todo el mundo no paran de hablar sobre el inigualable gesto de Joseph. Padres de todo el mundo escriben a Rob pidiendo consejos para lograr que sus hijos tengan un vínculo tan especial.

El equipo de Tampa Bay Rays publicó lo sucedido y nombró a Joseph como Hermano del Año.

No hay duda de que este gesto nos recuerda la belleza de pasar los mejores momentos con nuestros seres queridos. No te vayas sin compartirlo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!