Un niño de un año murió después de que su papá lo dejara en el baño para “aliviar su tos”

Un bebé de un año murió después que su padre lo dejara en el baño cerca de la ducha caliente, con la intención de ayudarlo con un grave ataque de tos.

Este fatídico accidente es uno de los tantas tragedias domésticas que se producen en todo el mundo a causa de la ignorancia de los padres, que no toman conciencia de los efectos que el calor puede producir en el cuerpo de un niño.

Mordechai Halpern, un pequeño bebé de 1 año, se despertó alrededor de las 3:30 de la madrugada del jueves pasado con un terrible ataque de tos y su padre se levantó para atenderlo. Primero le dio una mamadera con agua, jugo de limón y azúcar pero la tos no cesó.

En este barrio vivía Mordechai junto a sus padres.

El bebé había tenido bronquitis, con una grave tos y había recibido el tratamiento médico necesario, pero la tos volvió esa fatídica noche de jueves.

Entonces el hombre de 27 años, cuyo nombre no ha sido revelado, envolvió al bebé, lo puso en su cochecito y lo llevó al baño. Abrió la ducha con agua caliente para crear un humificador y cerró la cortina, colocando al niño cerca del toilet.

Pero después de dejar al bebé en el baño, se fue a dormir, poniendo la alarma para las 5:00 AM. Cuando sonó, la mamá del bebé, una joven de 22 años, fue a ver a Mordechai y lo encontró inconsciente.

Rápidamente llamaron a emergencias y salieron hacia la sala de urgencias, pero el pequeño falleció a las 5:49 AM, antes de llegar al Maimonides Medical Center.

VER TAMBIÉN:  La conocen por sus "manos gigantes" y en medio del dolor ha logrado superar las adversidades

Este es el hospital a donde se dirigían para atender al bebé.

A pesar de que la ambulancia llegó con rapidez, nada pudieron hacer por el pequeño.

La temperatura de Mordechai había subido de una forma increíble, llegando a los 42 grados. La autopsia determinará cuál fue la causa de la muerte del bebé, pero se cree que sufrió una fuerte descompensación.

Mordechai vivía en una zona tranquila de Brooklyn, en East Second Street, entre Cortelyou Road y Ditmas Avenue en Kensington.

Según la información brindada por la Policía de New York, Mordechai no tenía signos de golpes ni de maltratos, por lo que no cree que el padre haya tenido la intención de lastimar a su hijo y que la muerte del pequeño Mordechai fue un terrible accidente, basado en la ignorancia.

El fallecimiento del bebé ha dejado devastados a los jóvenes padres, que aún no pueden entender qué pasó.

Comparte la nota para que todos sepan lo peligroso que puede ser dejar a un bebé dentro del baño con altas temperaturas.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!