Un niño de 13 años crea un proyecto para que a sus compañeros de clases nunca les falte ropa

Todos podemos dedicar un poco de nuestro tiempo para ayudar a que el mundo sea un lugar mejor. Si hay alguien que está dispuesto a hacer una verdadera diferencia es un joven de tan sólo 13 años llamado Chase Neyland Square.

Chase vive en la ciudad de Port Allen en Louisiana.

Desde hace varios meses comenzó a preocuparse por varios de sus compañeros de clase que no contaban con ropa, zapatos o materiales escolares para poder ir cada día a la escuela.

Un día, Chase y sus amigos comenzaron a discutir diferentes ideas para poder ayudar a los más necesitados y fue entonces cuando surgió el proyecto de un closet. 

“Solamente somos 215 estudiantes así nos conocemos muy bien. Nos gusta mantener con ellos una relación cercana”

Se trata de una habitación en la escuela en donde reciben todo tipo de donaciones para poder ayudar a los estudiantes con menos recursos. Todo ha sido coordinado por el dedicado Chase quien también recibe la ayuda de la directora, Jessica Major, y la secretaria de la escuela.

“Me hace sentir bien porque sé que estamos ayudando y lograremos hacer una gran diferencia en la escuela”.

Cuando se dio a conocer este maravilloso proyecto, las donaciones no se hicieron esperar. Ahora cuentan con ropa de diferentes tallas, zapatos, artículos de higiene personal, cuadernos y demás útiles escolares.

De esta manera, aquellos que necesitan alguno de estos productos pueden acudir allí y continuar con su jornada sin tener que preocuparse más que en su propia educación.

“Queremos que los niños sepan que cuentan con un lugar al que podrán ir si lo necesitan”.

Chase creció en una familia en la que siempre le han inculcado la importancia de ayudar a los más necesitados.

Su madre, Amanda Square, se dedica a organizar cenas para dar un plato de comida a los ancianos que no cuentan con un hogar y en una ocasión acompañó a Chase a donar 700 pares de calcetines para ayudarlos protegerse del frío.

Ahora que ha visto que su hijo toma la iniciativa y trabaja sin descanso a tan corta edad, se siente muy orgullosa de él.

“Tiene una gran pasión. Siempre lo apoyaré”.

No hay duda de que este joven constituye un verdadero ejemplo para los demás. Se encuentra apenas en el octavo grado pero tiene un gran nivel de conciencia sobre lo dura que puede ser la vida para otras personas y el gran impacto que todos podemos tener a la hora de ayudar.

Comparte esta inspiradora para apoyar a Chase en gran labor y promover los actos solidarios.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!