Un niño de 4 años con Síndrome de Down hace que su papá se arrepienta de lamentarse cuando nació

En ocasiones, al ver o saber de alguna persona que posee una condición especial o diferente se llegan a subestimar sus capacidades para moverse e involucrarse en el mundo actual. Pero, un niño de sólo 4 años con Síndrome de Down está demostrando que las diferencias sólo sirven para hacer de este mundo un lugar más encantador.

Riley Baxter es de Kent, Inglaterra, y con su singular sonrisa y carisma se ha robado los corazones de todos en su carrera de modelaje.

El pequeño modelo es conocido como “Smiley Riley”, pues es capaz de sacar una sonrisa a todo aquel que se encuentra en el camino.

Stuart, de 40 años,  y Kirsty Baxter, de 42 años, son los padres de este niño y descubrieron que el chico tenía síndrome de Down sólo después de su nacimiento.

En el 2013, esta pareja sufrió la pérdida de su primera hija, Skye, con 19 semanas de embarazo. Por este motivo, los meses de gestación de Riley fueron algo verdaderamente angustiosos para ellos.

“Durante todo el embarazo de Riley, estaba muy ansiosa. Cada vez que iba a una exploración, no podía mirar el monitor y esperaba a que Stuart me dijera que todo estaba bien.”, confesó Kirsty Baxter.

Por fortuna, la mujer culminó con éxito el embarazo y el pequeño Riley llegó al mundo sin ningún tipo de complicaciones. Sin embargo, a pocos días de nacido, las enfermeras notaron que el niño tenía una condición especial.

Riley era más flojo que otros bebés, tenía un pliegue en la mano y un espaciamiento en su dedo gordo; un par de rasgos característicos de los niños con síndrome de Down.

La noticia llegó como un balde de agua fría para su padre, quien de inmediato se preocupó por el futuro de su pequeño.

“Después de que nos dijeron que tenía Síndrome de Down, lloré, no porque lo quisiera menos, sino porque sabía lo cruel que puede ser el mundo. Eso fue lo primero que pasó por mi mente, pero obviamente mis percepciones estaban equivocadas y cuán equivocado estaba”, dijo Stuart.

El temor y el instinto de protección paterno de este gerente de ventas lo hizo equivocarse, pues no imaginó que su pequeño había nacido para brillar. Y que con su ejemplo, Riley había venido a enseñarles una lección tanto a ellos como al mundo entero.

El pequeño Smile Riley no maneja mucho el lenguaje verbal debido a su condición, pero esto no ha sido una limitante para él. Este modelo aprendió rápidamente el lenguaje de signos Makaton y sobresale con su destreza y dominio.

Además, su carrera profesional está en alza. Tras la insistencia de algunos conocidos, los padres de Riley lo han involucrado en el mundo del modelaje y, gracias a su carisma, el niño logró unirse a Zebedee Management.

Su carrera en esta agencia ha florecido rápidamente. Riley es la cara de un anuncio de Mothercare, la gama Jools Oliver Little Bird, entre otros pequeños contratos. Además, modelar es algo que lo divierte y le gusta muchísimo.

“Ahora está modelando con Zebedee, le encanta la cámara. Dices “pose” y él hará este pequeño puchero seguido de sacar la lengua. Disfruta de todo lo que hace y lo hace todo con una sonrisa. Cada vez que la gente lo ve, no lo ve solo con su discapacidad.”, dijo Stuart.

Tras su nacimiento, Riley luchó para alimentarse y se insertó un tubo NG a través de su nariz para darle los nutrientes necesarios cada cuatro horas.

Por su condición no verbal sólo puede pronunciar algunas palabras. Además, debido a su debilidad muscular, luchó muchísimo para aprender a caminar, incluso, llegó a necesitar un Kaye Walker hasta los tres años.

“Con su caminar, tiene que trabajar el doble de duro que cualquier otra persona para hacer lo que está haciendo. Cuando camina unos metros es como caminar el doble que cualquier otra persona, pero su determinación de seguir adelante es lo único que vemos constantemente”, dijo Stuart.

Carters New Agency

A pesar de todas estas dificultades, el pequeño está brillando y debe considerarse un gran ejemplo para el mundo entero. Riley ha demostrado a su padre que su temor inicial fue totalmente errado.

El chico es amado por sus compañeros de la escuela, quienes lo ven como toda una celebridad. No caben dudas que con su determinación y carisma, Riley seguirá robando más de un corazón.

No te vayas sin compartir el hermoso ejemplo de este niño. Como sociedad tenemos mucha tarea por delante para dejar de lado los prejuicios, y conocer la historia de Riley ayudará a muchos a abrazar las diferencias.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!