Un médico hace llorar a los pacientes de una clínica que cerró sus puertas en plena Navidad

Es bien sabido que el cáncer es una de las enfermedades más difíciles de combatir, miles de personas en el mundo pasan sus días enfrentando una gran batalla, donde sin saber cuál será el resultado final siguen luchando con la esperanza de salir victoriosos.

Familiares, personal médico y pacientes forman una triada de fortaleza para poder darle un final feliz a la historia que tantos recuerdos amargos les ha creado.

El doctor fundó su propio centro clínico en Arkansas.

Si bien algunos médicos prefieren dejar de lado las emociones y no crear vínculos afectivos con los pacientes, otros, dejan el corazón y realizan grandes actos de amor para aliviar las penas.

Uno de esos médicos es Omar Atiq, originario de Pakistán que llegó a Estados Unidos en 1991 después de obtener una beca en el Centro Oncológico Memorial Sloan Kettering en la ciudad de Nueva York.

Alega que su llegada a Estados Unidos fue obra completamente del destino.

El Doctor Atiq se convirtió en el primer presidente no blanco de la Sociedad Médica de Arkansas, también fue presidente electo de la junta de gobernadores del Colegio Estadouninse de Médicos en el 2018.

Si bien el doctor Atiq ha ganado gran reconocimiento en su trayectoria brindando un increíble servicio a sus pacientes, desafortunadamente el centro médico que abrió hace 20 años y fue el mejor refugio y consuelo para miles de personas cerró sus puertas debido a la escasez de personal.

Aunque varios seguros médicos cubren la mayoría de las facturas el doctor Atiq quiso sorprender a sus pacientes.

Durante dos décadas el centro médico ofreció una gran variedad de tratamientos contra el cáncer, incluyendo la quimioterapia y radioterapia. Desde luego, que sus pacientes fueron los principales afectados ante lamentable noticia, sin embargo, el doctor Atiq quiso despedirse de ellos con emotivo regalo.

El doctor Atiq envío tarjetas navideñas a casi 200 pacientes donde les anunció la liquidación de sus deudas. Al respecto, destacó:

La clínica ha decidido renunciar a todos los saldos adeudados a la clínica por sus pacientes. Pensamos que no había un mejor momento para hacer esto que durante una pandemia que ha diezmado hogares, vidas y negocios de personas y todo tipo de cosas. Pensamos que podíamos hacerlo, y queríamos hacerlo, así que seguimos adelante y lo hicimos”.

Antes de enviarle a sus pacientes una de las tarjetas más emotivas, el doctor Atiq le pidió al doctor David Wroten, vicepresidente ejecutivo de la Sociedad Médica de Arkansas, una opinión sobre aquella idea que tanto quería materializar.

El doctor Wroten comentó al respecto:

“Cuando me llamó, quería asegurarse de que no hubiera nada inapropiado en hacerlo. Si conociera al Dr. Atiq, lo entendería mejor.

Primero, es uno de los médicos más inteligentes que he conocido, pero también es uno de los médicos más compasivos que he conocido. Realmente tiene una historia de amor sincera con los pacientes que ha visto ».

Si bien lamentamos que una institución que ha ofrecido tantos beneficios cerrara sus puertas, admiramos la fortaleza y gentileza de un ser que a pesar de perder tanto realizó un emotivo gesto de solidaridad.

Qué bonito sería el mundo si más personas dejaran de pensar en sus intereses personales y velaran por el bien común. Definitivamente, el mundo necesita de más personas como el doctor Atiq. ¡Comparte su acto solidario!