Un maestro de 94 años con una mansión se queda en la calle tras la muerte de su esposa

Nduhiu Njama es un maestro jubilado de 94 años de Nyeri, Kenia, que pasó del anonimato a convertirse en un rostro conocido en las redes por el acto solidario que hizo para honrar la memoria de su esposa.

Cuando la esposa de Nduhiu falleció él cumplió el último deseo que ella le expresó en vida y regaló la mansión que tenía para ayudar a aquellas personas de la tercera edad que no tienen hogar.

Aunque se desprendió de su propiedad, él lo único que quería era apegarse a la voluntad de su esposa y ayudar a otras personas.

El maestro jubilado comprobó que la mayoría de los ancianos del condado de Nyeri no recibían la atención adecuada para disfrutar sus últimos años de vida, e incluso algunos no tenían un techo en el cual protegerse.

Su vivienda, ubicada en Tetu, se convertiría en un hogar para todos los ciudadanos de la tercera edad de su comunidad.

La casa fue construida en el año 1992 junto a su esposa Gladys, que murió en el año 2003, el maestro contó que ambos compartían el propósito de retribuir a la sociedad lo que habían recibido.

Sintió que había llegado el momento de desprenderse de la casa para poder ofrecerle a decenas de ancianos la calidez de un hogar que tanto necesitaban para gozar de una calidad de vida digna hasta su último aliento.

“Antes de que mi esposa muriera en 2003, siempre quisimos hacer algo para devolverle a la sociedad, pero no habíamos decidido qué hacer. Pero como ella ya no está, y no tengo a nadie, quiero compartir la casa con quienes lo necesiten tal como Gladys habría querido”, relató el maestro durante una entrevista que ofreció a un medio local.

Joyce Wanjiku, nieta del maestro, dijo que todos los miembros de la familia asumieron el compromiso de cumplir el deseo. Ella creó una organización llamada Gladys and Njama Foundation.

“No nos opusimos a su deseo de que parte de nuestra herencia se usara para la construcción de un hogar para ancianos”, relató Joyce.

La nieta del maestro jubilado es la primera mujer que trabaja para la Fundación para el Cuidado de Ancianos “Purity”, un ente no gubernamental que se ocupa de los mayores en Nyeri.

La joven contó que la fundación recibe la llamada de muchas personas consultando si tienen un hogar para ancianos.

Nduhiu Njama, comentó que, ante la emigración de muchos jóvenes de la comunidad, los mayores se han quedado sufriendo los estragos de la soledad. Finalmente, Nyeri podrá tener la primera residencia exclusiva para adultos de la tercera edad. 

Comparte este acto solidario que ha generado muchos comentarios en las redes, se espera que este maestro pueda disfrutar su vejez como se merece.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!