Un jefe de bomberos le quería enviar una foto erótica a su esposa, pero cometió un nefasto error

Cada vez más es más común la utilización de las redes sociales o servidores de mensajería instantánea para usarlos como parte de la actividad sexual con mensajes eróticos o sexting, dónde también se incluyen fotografías bastantes personales, sugestivas y otras netamente sexuales por parte de las personas que disfrutan esta vía.

Un gran problema de estos encuentros sexuales por redes sociales es cuando esa foto o mensaje llega a los ojos de alguien que no deseas y esa fue la historia de Ian Draper, un bombero de 60 años perteneciente al equipo de Woohall Spa, una pequeña ciudad en Lincolnshire, Inglaterra.

Ian Draper estaba con pensamientos bastante eróticos cuando se tomó una foto enseñando su pene erecto junto al equipo contrafuegos del equipo de bomberos. Él consideró que la imagen de su pene erecto era sugestiva y la compartiría solamente con su esposa a través de WhatsApp.

El malafotunado Draper no solo compartió su erótica foto con su esposa, Sally Anne Draper, sino también compartió accidentalmente la imagen con todos sus colegas en la estación de bomberos dónde está incluido el hijo de ambos, Jack, que también trabaja en la estación y posteriormente fue compartida en las redes sociales donde generó bastantes comentarios.

Todos en la estación de bomberos quedaron anonadados con la foto que tenía un escrito de Ian jactándose de su pene XXL. Sus colegas de Woodhall Spa al ver la imagen en cada uno de los teléfonos de los trabajadores del equipo de bomberos aguardaron para recibir una explicación de lo ocurrido.

Daily Mail / horncastlenews

Ahora, Draper ha eliminado imágenes de su página de Facebook. Mientras que Woodhall Spa, la estación de bomberos y Lincs Fire and Rescue no han confirmado o negado los informes, pero dicen que investigan todas las reclamaciones presentadas contra los miembros de la tripulación.

VER TAMBIÉN:  Los flotadores e inflables que te harán desear aún más tener una piscina gigante

Esta historia debería ser una alarma para todos los que disfrutan de esta forma de recreación sexual, ya que deben ser más precavidos al momento de compartir su contenido. Un desliz de este tipo, por ingenuo que sea, puede afectar tus relaciones interpersonales, laborales y sociales.

Esperamos que Ian Draper logre recuperar la normalidad de su entorno social y laboral, y que no haya secuelas perjudiciales por el tonto error nudista que cometió contra sus colegas de la institución de bomberos.

Esperamos que la experiencia de este bombero sirva como advertencia para muchos osados. ¡Compártela!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!