Un hombre a punto de dar a luz a su hijo responde a quienes lo juzgan por su deseo de ser padre

El abogado Bennett Kaspar-Williams, de 36 años, quien se describe a sí mismo como “mujer asignada al nacer», reveló que pasó 10 años identificándose como una lesbiana antes de declararse transgénero no binario.

Bennett, quien vive en California con Malik Kaspar-Williams, un diseñador de interiores de 39 años, detuvo su terapia hormonal de testosterona para darle a un hijo a su esposo.

Esta pareja espera el nacimiento de su hijo a finales de año. 

“Nadie ha cuestionado si soy hombre o mujer, embarazada o no. Cualquier información para los amigos y familiares la hemos realizado a través de videollamadas y mensajes», dijo Bennett.

Bennett dice que ha documento todos los hitos del proceso de gestación en las redes y se ha preocupado por mantener actualizados a sus seguidores.

A pesar de que algunos lo critican por la decisión de formar una familia siendo una pareja del mismo género alegando que podría condicionar a sus hijos y causarles traumas, él responde que lo más importante para la crianza de un ser humano es el amor que reciba.

Además de los comentarios de los detractores, también ha recibido numerosas muestras de apoyo.

“La respuesta ha sido super positiva. Utilizo el término ‘papá caballito de mar’ como una forma en la que otras personas trans pueden encontrarme y ver que también pueden tener una familia propia».

Bennett, quien prefiere no revelar su verdadera identidad, aseguró que nunca sintió la presión de participar en «actividades de género» durante su infancia, etapa en la que principalmente fue amigo de niños, pero notó que era diferente cuando comenzó la pubertad.

Después de cumplir 18 años empezó a salir con mujeres exclusivamente. Bennett usaba con orgullo camisetas y jeans holgados. Explicó que su decisión no tenía nada que ver con su padre, y que las personas con las que salió durante ese tiempo reflejaron cómo se veía.

Bennet se involucró más con la comunidad LGBTQ a sus 20 años y comenzó a pasar más tiempo con personas que no se conformaban con el género e incluso instó a un amigo para que se declarara transgénero en 2003.

Bennett tomó la decisión de comenzar su transición después de cumplir 30 años y graduarse en la universidad como abogado.

“Mis ojos se abrieron a todo este otro mundo de expresión de género”, dice Bennett.

Dos años después de comenzar el tratamiento hormonal, en el verano de 2015, Bennett se sometió a una cirugía “liberadora” de 5.000 dólares para extirpar sus senos, aunque nunca ha padecido de disforia en ninguna parte de su cuerpo.

Bennett, que inicialmente seguía saliendo con mujeres después de la cirugía, pronto se sintió lo suficientemente seguro como para empezar a salir con hombres.

Finalmente, Bennett conoció a Malik a través de una aplicación de citas en el verano de 2017, formalizaron su relación en noviembre, y se casaron en mayo del 2019.

Esa misma semana, Bennett tomó la decisión de dejar su testosterona para aumentar las posibilidades de traer un hijo al mundo.

«Una vez que mi período se volvió regular, supimos que era el momento adecuado«, agregó Bennett.

Solo dos meses después de intentarlo descubrieron que finalmente serían padres, estaban súper emocionados, no podían esperar para dar la noticia, pero habían declarado estado de alarma en California por la pandemia.

Bennett puede esperar hasta que hayan tenido un segundo bebé para retomar su tratamiento hormonal y continuar con su proceso de transición de género.

La pareja conoce el género de su bebé, pero van a esperar hasta después del nacimiento. Su caso ha dado mucho de qué hablar en las redes, no te vayas sin compartirlo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!