Un futbolista confiesa haber acabado con la vida de su hijo de 5 años con síntomas de COVID-19

Cevher Toktaş es un futbolista de 32 años que nació en Malatya, Turquía y es futbolista del Bursa Yıldırımspor, de la quinta división, se desempeña como mediocampista.

Su rostro ocupa las portadas de los principales medios de comunicación en todo el mundo desde que se difundió la noticia de que acabó con la vida de su hijo de 5 años, Kasim.

El menor ingresó al hospital presentando tos y fiebre alta, los médicos determinaron que había fallecido a causa de la enfermedad, pero 11 días después, el padre confesó lo ocurrido.

El futbolista confesó ante la policía haber asfixiado a su hijo con una almohada en la habitación del Hospital de niños Dortçelik en el que permanecía ingresado el 23 de abril.

Su confesión es realmente estremecedora, relató cómo acabó con la vida del niño y qué lo motivó a cometer el crimen.

“Presioné una almohada sobre mi hijo que estaba acostado sobre su espalda. Durante 15 minutos presioné la almohada sin levantarla. Mi hijo estaba luchando durante todo ese tiempo.

Después de que dejó de moverse, levanté la almohada. Después llamé a los médicos para que no sospecharan”, relató el jugador de fútbol.

Cuando los médicos llegaron a la habitación, trasladaron al niño rápidamente a la unidad de cuidados intensivos, pero a pesar de los esfuerzos que hicieron el pequeño falleció dos horas después.

Aseguró que cometió ese acto atroz porque no amaba al pequeño. Se dirigió a un departamento de policía para hacer su confesión.

La noche del 04 de mayo decidió confesar.

“Mientras estaba sentado en mi casa con mi esposa en la noche pensé en lo que estaba sucediendo y me molestó. Salí de mi casa y le dije a mi mujer que tenía algo de trabajo. No sé por qué, pero no me gustaba. La razón por la que le hice ese es porque simplemente no lo quería. No tengo problemas de salud ni psicológicos, no tengo problemas ni con mi esposa, ni con mi otro hijo”, contó el futbolista.

“Desde su nacimiento nunca he amado a mi hijo menor. No sé por qué no lo amo. La única razón por la que acabé con su vida ese día es porque no me gustaba. No tengo ningún problema mental”, relató en las declaraciones que ofreció a la policía.

Tras su confesión, Toktaş fue arrestado y será juzgado por asesinato.

Las autoridades ordenaron la exhumación del cuerpo del menor para someterlo a una autopsia, el futbolista podría ser condenado a cadena perpetua.

Después del funeral, el jugador de fútbol compartió en sus redes sociales una imagen en la que aparece su hijo mayor en la tumba de Kasim.

Sus seguidores se han mostrado conmocionados e indignados por el hecho que le costó la vida a un pequeño inocente.

El mundo condena la acción del futbolista que vulneró el derecho a vivir de su propio hijo de una manera tan despiadada.

Compartamos un mensaje de solidaridad con la familia del menor que está devastada por la tragedia de su pérdida y ahora se enfrentan a ese episodio tan amargo y doloroso.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!