Un estudio demuestra que dar nalgadas a los niños puede causar depresión y trastornos mentales

La infancia es una etapa única en el ciclo de vida de los seres humanos, que para todos está impregnada de un sinfín de recuerdos. Uno de ellos es la manera de cómo nuestros padres nos corregían. Estudios de la Universidad de Michigan nos dejan sorprendidos en cuanto a eso.

Algunos niños tienden a ser más dóciles que otros, pero la mayoría presenta comportamientos que pueden ser muy desagradables, al punto de que a los padres se les escapa de las manos y terminan utilizando la fuerza para poder tranquilizarlos.


Este tipo de conducta no es adecuada, por la fuerte carga de agresividad que contiene y los efectos negativos que puede generar. Lo antes planteado ha sido avalado por la Universidad de Michigan quien realizó una interesante investigación científica y formal al respecto.

Los resultados obtenidos evidenciaron que la agresión tanto física como verbal, lejos de beneficiar a los niños puede causarles daños con resultados catastróficos en su vida futura.


El estudio fue aplicado a una muestra de 8.300 adultos con edades entre 19 y 97 años, el resultado arrojado fue que el 55 por ciento de las personas que participaron, confesaron que en su edad temprana fueron sometidos a malos tratos físicos en su hogar. En dicha muestra se obtuvo el mayor número de problemas mentales y depresivos.

La investigación arrojó que los niños que han sido más maltratados son más vulnerables, y tienen más probabilidad de terminar atentando contra su vida o desarrollar adicciones.


El tema de “nalguear” a los niños para que obedezcan o se controlen es bastante polémico, esto se debe precisamente a que la forma en que fuimos criados en la década de los setenta y ochenta. Por eso, en los años subsiguientes se suavizó la forma de manejar los problemas de conducta infantil.

Pero, los extremos no son buenos, ahora se presenta el caso de padres extremadamente permisivos que han hecho que el niño sea cada vez más desobediente. Sin embargo, los límites y la disciplina pueden establecerse con amor y respeto.


La juventud actual está postergando la edad para ser padres, o no se lo plantean dentro de sus prioridades, también se observa que en muchos establecimientos no les es grato recibir a niños, prefiriendo a las mascotas por los descontroles conductuales de los primeros.

Los comentarios en las redes sociales no se hicieron esperar en cuanto a todo esto, muchos a favor y en contra del tema.

“Ignorancia y violencia. Dos de los más grandes problemas de la humanidad y empiezan en casa, con gente que no tiene idea de cómo educar a un hijo. Ni los animales golpean a sus crías y esta gente ufanándose de usar la fuerza física con sus hijos. De terror”, dijo una internauta en Facebook.

Para otros, ese trato recibido fue totalmente necesario, incluso lo llamaron “educación”.

“Hemos recibido algunas nalgadas mis hermanas y yo, y sufrimos hoy en día de una enfermedad que se llama educación”, fue otro de los comentarios.

Pese a todo, los padres tienen una gran responsabilidad en la crianza de los hijos, que debe estar basada en la necesaria autoridad y el amor, el equilibrio en estos elementos es decisivo.

Comparte esta polémica historia con tus amigos y trasmitamos el valor del respeto y el amor entre los seres humanos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!