Un abuelito de 80 años se para con un cartel en la calle para buscar trabajo dando clases

Los problemas económicos se han agudizado para un gran número de personas producto de la pandemia que ha azotado a todo el mundo, y los adultos mayores no han escapado de ello. En México un octogenario creó una insólita manera de poder trabajar que recibió el aplauso de todos.

Decidió no rendirse ante la calamidad

Guillermo Trujillo Martínez es un hombre de ochenta años de edad que vive con su esposa. Estudió varios semestres de Ingeniería Electrónica en la Universidad Autónoma de México (UAM), y aunque no culminó la carrera obtuvo conocimientos en matemáticas y se ha preocupado por ir actualizándose en los últimos 25 años.

Trabajó en la empresa Phillips durante mucho tiempo, pero por razones de recorte de personal quedó cesante, y se dedicó a otra de sus pasiones, la docencia. Así que comenzó a trasmitir a otras personas sus conocimientos en el área de la geometría analítica, diferencial e integral, álgebra y trigonometría.

Dictó clases en varias escuelas privadas, pero también impartió la docencia en el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) que está ubicado en Xochimilco.

Lamentablemente desde hace aproximadamente unos ochos años ha padecido de dolores de espalda muy fuertes que le impiden seguir asistiendo a sus clases.

Para empeorar la situación, no cuenta con un sistema de seguridad social y ha tenido que ingeniársela para poder seguir trabajando por cuenta propia, dictando clases de matemáticas a domicilio. Así que, mandó a elaborar por un costo 2,51 dólares una especie de cartel que sostiene con la madera de una escoba donde ofrece sus servicios a quien lo requiera.

“Es admirable que este hombre a pesar de su edad aún esté esforzándose tanto, tratemos de apoyarlo en lo que podamos”, comentó una solidaria usuaria.

Cada día los ingresos familiares han ido disminuyendo con las restricciones propias de la cuarentena y no puede costear la medicación que necesita ni cubrir las necesidades alimentarias de su familia. Pero por las restricciones y temor de contagios del COVID-19 ha tenido que dejar de asistir a las casas de sus alumnos.

Por lo que se ha visto en la necesidad de dar las clases en su casa ubicada en la colonia El Rodeo, en la alcaldía Iztacalco porque no cuenta con los equipos informáticos necesarios para hacerlo vía virtual. Trabaja en el horario que va desde la 9 hasta las 6 pm durante toda la semana.

Los precios que cobra el experto en matemáticas por sesión es de: 1,51 dólares para el nivel de primaria; 3,02 dólares para secundaria y 5,03 dólares para preparatoria. En su anuncio coloca su número telefónico de contacto: 5555585758, y cuando los posibles clientes no cuentan con dinero pueden pagarle el monto que equivale en comida.

Es un gran ejemplo de tenacidad y esfuerzo

“Yo anotaré a dos de mis hijos, ellos necesitan nivelarse en trigonometría y sé que el profe Guillermo es muy bueno en matemáticas y nos necesita”, afirmó otra noble internauta.

Seamos empáticos con este adulto mayor que necesita de nuestra ayuda. Es el momento de demostrar la madera de la cual estamos hechos todos.

¡Mucha suerte Guillermo! que aumente notablemente tu número de discípulos y puedas vivir con la dignidad que mereces.

No dejes de compartir esta hermosa y conmovedora historia con todos tus amigos, familiares y conocidos; Guillermo y su familia te lo agradecerán.