Trabaja y estudia cada día en un parque para poder mantener a sus 2 pequeños hijos

Creer que no puedes superarte es más normal de lo que parece, pero esto no es excusa para rendirte. Tienes el deber de volar tan alto como puedas para lograr tus metas. Existen miles de personas en el mundo que cada día nos demuestran que lograr los sueños sí es posible.

Independientemente de sus limitaciones, la historia de Agustín nos enseña que con constancia y una buena actitud con la vida puedes superarte e incluso ser una inspiración para los demás.

Agustín es un joven de 28 años residente de la ciudad de Córdoba, en Argentina, a quien la vida definitivamente no le ha tocado fácil. No obstante, día tras día sale a la calle con su mejor sonrisa y ánimo para salir adelante.

El joven cordobés trabaja durante las mañanas en el Parque del Chateau, pero a mediodía, toma sus cuadernos y sale del trabajo rumbo a un parque para ponerse a estudiar, pues su meta es terminar la secundaria.

Agustín con sus compañeros de trabajo del parque

“El parque es muy lindo para sentarse a estudiar, a tomar mates (bebida de hierbas típica de su país)”, aseguró Agustín.

Pero, además, Agustín tiene un segundo empleo en una pizzería, ya que debe cuidar de su esposa y sus dos pequeños hijos: un niño de tres años y una bebé de uno.

Su historia ha sido destacada en las redes sociales por su propio empleador, orgulloso de la lección increíble de perseverancia que ha dado este joven. La verdad es que, en sus condiciones, otros habrían tirado la toalla, pero no, Agustín sigue aunque a veces le toque remar el doble para llegar al mismo puerto.

“Es un excelente chico, es muy trabajador y tiene una cualidad humana muy grande, es muy honesto”, comentó Julio, jefe de Agustín.

Agustin y su jefe Julio

Su asignatura pendiente es poder terminar el colegio para luego seguir preparándose y, quizás, estudiar Ingeniería, aunque eso no lo tiene muy claro todavía, pero, lo que realmente lo ilusiona, es poder darles también a sus hijos la mejor educación para el futuro y que sean hombres y mujeres de bien.

Finalmente, y para su sorpresa, la constancia y el esfuerzo de Agustín rindieron sus frutos cuando el joven recibió un llamado de la prestigiosa Universidad Nacional de Córdoba para que, al terminar sus estudios secundarios, inicie una carrera en la casa de estudios argentina.

Y es que esa constancia y esa lucha para lograr algo que ha costado tanto, tienen su reflejo y su premio. Tener ilusiones, objetivos y metas es fundamental en la vida. Sin embargo, muchas veces nos sentimos frustrados porque vemos que no hemos conseguido lo que esperábamos, o de la forma que esperábamos.

A veces nos estancamos en cierto estilo de vida sin darnos la oportunidad de soñar, otras veces buscamos resultados distintos sin cambiar nada, y en ocasiones, esperamos resultados de la nada.

La constancia y el esfuerzo son dos valores que van muy unidos, la primera es la fuerza que nos impulsa al logro de las metas que nos proponemos, y el esfuerzo es el que nos permite sortear las dificultades.

Su familia y fuente de inspiración

Comparte esta historia inspiradora de superación personal con tus mejores amigos y seres queridos y recuerda que los límites solo los pones tú.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!