Trabaja como madre sustituta asistiendo a la boda de quienes son rechazados por su progenitora

Una madre de dos, se ha convertido en la mamá suplente en las bodas de diferentes parejas de la comunidad LGBTQ +. Sara Cunningham apareció en los titulares cuando de forma espontánea comenzó a ofrecer abrazos en los desfiles del Orgullo Gay.

Después de estos actos se ha convertido en la madre no oficial dentro de esta comunidad, pues ha estado en las bodas de parejas que no tienen el apoyo de la familia.

Cuando la familia de alguno de los novios decide no asistir a la ceremonia, Sara aparece para brindar su apoyo como sustituta.

“No hago esto por los padres que rechazan la unión de sus hijos. Lo hago por estas hermosas parejas que están formando una familia y celebrando eso. Tenemos madres en todo el mundo que se preparan para presentarse”, dijo la Sra. Cunningham.

Esta iniciativa ha surgido en el corazón de esta mujer después de que pasara una situación similar con uno de sus hijos. Parker, de 30 años, se acercó a Sara y a su esposo para revelarles su verdadera identidad sexual. Desde ese momento, la Sra. Cunningham comenzó a vincularse con el tema.

“Estaba congelada en mi propia ignorancia. Me costaba aceptar la revelación de mi hijo”, admitió Cunningham.

A partir de ese momento, esta madre decidió informarse hasta convertirse en una destacada defensora de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales. Acercarse a la comunidad LGBTQ + le permitía entender a su propio hijo. 

“Pasó toda su vida saliendo conmigo. Y en 2014, mi esposo y yo estuvimos con Parker en el desfile del Orgullo de Oklahoma. Fue mi primera interacción con una comunidad de la que me enamoré”, explicó Cunningham.

La solidaridad de Sara con esta comunidad y su empeño en defender sus derechos ha sido tanta que la mujer decidió ordenarse en el 2016 y comenzó a oficiar bodas para personas del mismo género.

Ese mismo año también creó Free Mom Hugs, una comunidad de padres que aman incondicionalmente a la comunidad LGBTQ +.

La intención de la organización es servir de apoyo para las personas que son rechazadas por sus propias familias, a causa de su identidad sexual. Actualmente, Free Mom Hugs está presente en 48 estados.

“Estamos dedicados a educar a las familias, a la iglesia y a los líderes cívicos, alentándolos no sólo a afirmar a la comunidad LGBTQ + sino a celebrarlos”, proclama el sitio web de la organización.

Debido al reconocido activismo que ha ejercido Sara en esta comunidad, en octubre pasado recibió un pedido especial de parte de una pareja cuya boda ella misma iba a oficiar. La madre de uno de los novios no asistiría a la ceremonia pero Cunningham accedió a presentarse como “mamá”.

Sara ya ha participado en tres matrimonios como madre sustituta y se ha comprometido a tomar este mismo papel en tres bodas más. Para ella, esto es algo muy importante aunque confiesa que hacer de mamá sustituta es algo un tanto agridulce.

“No estoy tratando de reemplazar a la madre de nadie de ninguna manera. Espero que las personas LGBTQ se rodeen de personas que las “amen, apoyen y celebren. Si no tienen a esas personas en su vida, entonces las encuentran”, señaló Cunningham.

El gesto de esta mujer es simplemente hermoso y habla de una madre con un gran corazón. Sara continúa apoyando a las personas LGBTQ de manera ferviente. Aunque desearía no tener que jugar nunca más el papel de sustitutas, sino que las familias puedan apoyar a estas personas.

No obstante, ella está dispuesta a acompañar de forma desinteresada cada vez que sea necesario.

El mundo no siempre es justo pero siempre hay personas que se encargan de hacerlo más agradable y Sara en una de ellas. Comparte esta nota y ayúdanos a multiplicar su ejemplo, todos podemos ser apoyo para alguien que lo necesita.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!