Trabaja 12 horas al día vendiendo pescado para que su hijo se puede graduar de médico

Nenita Ronquillo, una madre soltera de Filipinas, se esforzó durante 20 años para que John Nico Ronquillo, su hijo, pudiera hacer realidad sus sueños, actualmente John es doctor y está muy orgulloso de quien lo ha dado todo por él.

Nenita de 57 años, ha dedicado la dos últimas décadas a trabajar sin parar 12 horas al día en su puesto de venta de pescado y después a la venta de carteras y bolsos a través de Facebook.

Esta madre filipina necesitaba aumentar considerablemente sus ganancias mensuales para poder pagar los gastos que acarreaba la realización de su hijo, la persona que más quiere en el mundo, todo dependía del dinero que ella podía darle.

Además de garantizar el sustento para su hogar ella quería que su hijo saliera adelante con sus anhelos. Cuando nació John esta mujer entendió los sacrificios que tendría que hacer.

Debía trabajar tanto dentro como fuera del hogar para garantizar sus estudios, su buena alimentación, un buen vestir y en general tratar de que viviera con las condiciones más beneficiosas y favorables para su desarrollo y crecimiento.

Sin embargo, cuando supo que John quería convertirse en médico supo que sus esfuerzos tenían que ser multiplicados, y pasó a trabajar 12 horas al día en un mercado de pescado en Manila, Filipinas. Una ardua jornada laboral por la que ganaba 18 dólares diarios.

Según contó a través de su cuenta en Facebook, para Nenita lo más importante siempre ha sido la educación. Para ella el estudio es una herramienta fundamental para el crecimiento de su hijo y para que él alcance los sueños que se proponga.

Para salir de la pobreza, el mejor camino siempre ha sido tener una buena educación acompañada del refuerzo de los valores como la honestidad, el respeto y la empatía. Es cierto que Nenita hizo todo lo que estaba a su alcance para ayudar a su hijo, pero él también puso su parte.

John también trabajó duro, sin perder el enfoque, la concentración y su determinación que hoy enorgullece a su madre.

Nenita y John siempre han sido muy unidos. Durante mucho tiempo han estado los dos solos, después de que ella tuviera que dejar a su esposo tras descubrir que tenía otra pareja y otra familia.

Ella cumplió su rol de madre soltera con mucha valentía preocupándose porque John pudiera salir del círculo de la pobreza en el que vivían.

Y en ocasiones su hijo no podía ir a la escuela que quería porque ella no tenía dinero para pagarla. Pero todo eso cambió cuando él logró convertirse en un exitoso médico.

Comparte esta historia donde todos los esfuerzos y sacrificios de esta madre se vieron recompensados cuando John se empezó a trabajar en el sistema sanitario local y ayudar en medio de esta crisis sanitaria.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!