A los 4 años logra caminar por primera vez después de haber perdido sus piernas

En el mundo hay historias muy tristes en las que alguien sufre los daños de la insensibilidad de otra persona, pero al final del día vencen los corazones generosos y buenos que deciden brindarle amor a aquellos más vulnerables. Y casos como el de Tony Hudgell, de 4 años, simplemente nos ayudan a recuperar la fe en la humanidad.

En el 2016, Tony ingresó por primera vez a un hospital por las lesiones recibidas que fueron responsabilidad de su padre biológico, Anthony Smith, y su pareja, Jody Simpson, ambos condenados ante la justicia por el hecho. Con sólo 45 días de nacido, Tony emprendió una lucha para salvar su vida.

Anthony Smith (a la izquierda) y Jody Simpson (derecha), ambos encarcelados.

Paula Hudgell, la madre adoptiva del niño, recuerda que Tony llegó por primera vez con fracturas múltiples, insuficiencia orgánica y sepsis. Después de seis semanas de cuidado intensivos, los médicos se vieron obligados a amputar sus piernas para lograr salvarlo.

A pesar del duro inicio que tuvo en su vida, este pequeño se encuentra radiante en compañía de sus padres adoptivos y ha dado sus primeros pasos después de años. Tony ha recibido un par de prótesis que están decoradas con stickers de su superhéroe favorito: Spiderman.

«Nunca había podido caminar, por lo que no sabíamos lo estable que sería en sus prótesis. Pero dominó la acción de caminar muy rápido, por lo que seguimos siendo optimistas en su recuperación total», comentó Paula Hudgell.

Los huesos del pequeño aún presentan algunas lesiones. Sus piernas son notablemente asimétricas y, en comparación con otros niños, sus muslos son bastante cortos. Por este motivo presenta mayor dificultad en el dominio de las prótesis; sin embargo, Tony continúa practicando para vencer las barreras.

Este chico ha nacido en la era correcta, pues a pesar del daño recibido, ha podido recibir unas prótesis personalizadas para ayudarlo a caminar con su condición.

Estas prótesis están fabricadas con fibra de vidrio para la estructura, en mallas de lycra y un forro más suave y esponjoso que se moldea para mantener los contornos de sus muñones.

Express

Ahora Tony tiene un gran trabajo por delante. Desde pequeño aprendió a moverse sin sus piernas y desarrolló una agilidad asombrosa que aún no posee con sus prótesis nuevas. Sin embargo, el chico continúa esforzándose por aprender y aunque signifique un nuevo reto, la prótesis es una nueva oportunidad para su vida.

Tony es un niño que nos llena de orgullo e inspiración. Comparte esta nota con tus amigos y da a conocer la historia de este valiente niño.