Perdió la mitad de su rostro tras sufrir un extraño tipo de cáncer y así se transformó

La historia de Tim McGrath es una de esas difíciles de olvidar. Él tiene 38 de años de edad y fue afectado por un Sarcoma Sinovial, un extraño tipo de cáncer que desarrolló en su rostro un tumor de grandes dimensiones que fue desfigurándolo poco a poco.

Tim necesitó una reconstrucción total para recuperarse, y gracias al trabajo de un cirujano de amplia trayectoria logró una transformación que está impresionando a todos.

Los médicos que lo trataron lograron extraer el tumor cancerígeno tras complicados procedimientos quirúrgicos pero su cuerpo rechazó las maneras que habían intentado para reconstruir su rostro.

Advertencia: Las siguientes imágenes pueden herir sensibilidades

El doctor Kongkrit Chaiyasate fue el encargado de ofrecerle una solución efectiva a Tim tras un año viviendo con la carne de su rostro completamente expuesta.
Cuando el especialista conoció el caso de Tim no dudó en ayudarlo, y utilizando la piel de su pierna y su antebrazo reconstruyó su cara.

Es un procedimiento muy lento, pero finalmente está obteniendo resultados positivos, el trabajo se terminará el año que viene.

“Después de la operación para quitar el tumor estaba desconsolado, no me percaté de que perdería la mitad de su cara. Había perdido las esperanzas hasta que el doctor Kongkrit lo atendió”, relató Tim.

Dijo que estaba cubierto de cicatrices de las operaciones anteriores que limitaban sus posibilidades para reconstruir su rostro pero salieron adelante y el resultado ha sido increíble.

“El doctor reconstruyó mi cara utilizando piel y los músculos de mi pierna izquierda, antebrazo izquierdo y una aleta de mi frente, y el resto de la piel se usó para contribuir al proceso de curación”.

Tim no puede ingerir líquidos, ni comer a través de su boca o pronunciar ciertas palabras, sin embargo su calidad de vida ha mejorado de una forma impresionante.
“Hay personas que me miran, en su mayoría niños que no entienden, pero espero que otros miren más allá de lo que pueden ver.

VER TAMBIÉN:  Ningún pasajero podrá olvidar lo que hizo este miembro de la tripulación en pleno vuelo

Mi viaje ha sido largo y casi inconcebible para la mayoría, pero tengo un grupo de personas a mi alrededor que me apoyan y cada día me dan fuerzas. He pasado por algo horrible, pero su lo que he pasado puede inspirar a la gente a vivir su vida con gratitud por las cosas que dan por sentado hace que lo que he vivido valga la pena”.

La batalla de Tim contra el cáncer comenzó en febrero de 2014, cuando fue diagnosticado con sarcoma sinovial tras sufrir un dolor severo en la mandíbula.
Después que le realizaron una resonancia magnética descubrieron que tenía un tumor del tamaño de un huevo, ahí comenzó una dura batalla en la que estuvo durante un año y medio buscando una solución quirúrgica para extraer el tumor.

Lamentablemente, este tipo de cáncer es resistente a muchos tratamientos, incluyendo la quimioterapia, así que el tumor siguió creciendo.

“A finales de mayo de 2015, el tumor duplicó su tamaño y tuve que someterme a una traqueotomía para poder respirar, tenía un tubo de alimentación para poder comer porque el tumor había invadido todo el espacio de mi boca.

Las fuertes dosis de radiación lograron que el tumor redujera su tamaño y algunas partes comenzaran a caerse. Finalmente logré recuperar mi boca y podía ingerir trozos muy pequeños de comida”.

Finalmente, el octubre de 2015, Tim fue admitido en el hospital donde permaneció durante casi dos meses tras la primera cirugía para reconstruir su rostro.
“Antes de la operación me plantearon el peor escenario, me dijeron que tendría que perder mi ojo izquierdo y mi oído izquierdo, pero no creía que eso fuera necesario”.

VER TAMBIÉN:  Un grupo de madres celebró la expulsión de un niño con Asperger del aula de clases

“Cuando me desperté de la cirugía estaba en completo estado de shock, quitaron parte de mi rostro y estructura ósea, la mayor parte del músculo de mi espalda, una costilla y parte de mi escápula y de mi hombro. Así pudieron reconstruir mi cara aunque mi cuerpo rechazó los primeros intentos”.

La cavidad del tumor estaba cerrada después de un tiempo, aunque Tim sufrió numerosas infecciones.

“Hubo muchas veces en las que quise renunciar, y a veces era muy difícil tener la fuerza para seguir adelante”.

En abril de 2016 conoció al doctor Chaiyasate, que lo recibió con los brazos abiertos tras conocer su caso a través de un amigo.

“Este médico dedica su vida a ayudar a otras personas, es humilde y tiene un gran sentido del humor, lo considero un gran amigo. Me ha dado tanta esperanza. He tenido más de 20 cirugías hasta la fecha y cinco de ellas han sido con el doctor Chaiyasate, ninguna ha sido rechazada.

Tim ahora tendrá un año para relajarse y recuperar sus fuerzas, que la inflamación disminuya y divertirse en la vida.

Daily Mail

Él está muy agradecido con su familia y amigos que han recaudado todos los fondos económicos necesarios para pagar su tratamiento médico que ha alcanzado los 50 mil dólares. Las primeras ocho semanas que estuvo internado en el hospital fueron cubiertas por su seguro, la cuenta alcanzó los 1.2 millones de dólares.

“Finalmente he encontrado la confianza necesaria para compartir mi historia y si mi experiencia puede ayudar a alegrar la vida de los demás, entonces realmente entiendo por qué fui elegido para recorrer este camino”.

VER TAMBIÉN:  Adopciones truncadas, el grave problema de los niños adoptados del siglo XXI

Definitivamente es una historia inspiradora, Tim es un valiente guerrero que nos regala una importante lección de vida. Y vale la pena compartirla con nuestros seres queridos.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!