Tiene que gatear durante una hora para poder asistir cada mañana al colegio

Son muchas las dificultades que pueden vivir las personas con discapacidades, pero es importante la forma como decidan enfrentar su realidad para seguir adelante.

Lo sabe muy bien un joven salvadoreño quien no deja de luchar para alcanzar sus sueños.

Jaime Osmín Pérez Luna es un joven de 16 años, vive en el caserío Colón, del cantón Agua Blanca, en Cacaopera, Morazán y proviene de una humilde familia agricultora.

A los nueve meses de nacido fue diagnosticado con parálisis cerebral, no tenía fuerzas en sus piernas, ni podía mantener el equilibrio del cuerpo, gateaba para movilizarse.

Se aferró a su deseo de superarse para mejorar su calidad de vida y la de su familia

Mi mayor deseo es poder ir a la escuela sin tener que arrastrarme. Mi pasión es el estudio y ya puedo leer y cuando este más grande quiero trabajar en un banco y poder ayudar a mi mamá y hermanos para que ellos ya no trabajen y yo pueda mantenerlos” dijo el admirable Jaime.

A los siete años comenzó el preescolar, pero dejó de estudiar por problemas económicos. A los 14 retomó sus estudios, cursa segundo grado en el Centro Escolar Colón, a más de dos kilómetros de su casa.

El joven va gateando una hora para llegar a su escuela, igual para regresar a su casa. Cuando llueve se forman lodazales que dificultan el paso, pero aun así va a sus clases.

“No es lo mismo ir a que le pasen los apuntes”, afirmó el responsable joven.

Necesita una silla de ruedas eléctrica para ir y venir por su cuenta. Su familia sale temprano a trabajar y no pueden llevarlo.

El caso fue publicado en las redes sociales, muchísimas personas se conmovieron

La familia solicita los internautas ayuda, como la donación de una silla de ruedas eléctrica, víveres y un empleo estable.

“Si alguien nos quiere ayudar me pueden llamar al 7216-3001 mi hijo y yo estaremos muy agradecidos”, pidió la necesitada madre.

Carla Hananía de Varela, Ministra de Educación, lo visitó y prometió donar una batería para la silla, también coordinó la reparación de las calles del cantón y la infraestructura del colegio. La funcionaria constató el trayecto que tenía que realizar Jaime diariamente.

Ligia Gallardo, presidenta del Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral evaluó la condición física de Jaime. Los médicos se dieron cuenta de que tiene un 90% de probabilidades de poder caminar.

Debe seguir terapias en el Centro de Rehabilitación Integral de Oriente en la ciudad de San Miguel, mientras se le colocaron unas platinas.

Otro de los sueños del adolescente es tener una cuatrimoto y subir a un avión

Jorge Alejandro Aguilar, conocido como Koky, presidente del Fondo Ambiental de El Salvador, le regaló la cuatrimoto para que vaya a su escuela.

La madre de Jaime, la maestra Miriam Ochoa y el joven, fueron viajaron a realizarle unos exámenes a San Salvador, se trataba de una sorpresa, los tres no dejaban de llorar de alegría.

También lo llevaron al Aeropuerto Internacional de Ilopango en San Salvador, y cumplió su sueño de volar. ¡Qué admirable chico, cuantas ganas de salir adelante! ¡Merece nuestros respetos y los más grandes aplausos!

Visita a Jaime Pérez.

La realidad precaria de Jaime Pérez y su comunidad en el caserío Colón, en Cacaopera, Morazán, ya está cambiando. No importa la distancia, llegaremos hasta el último rincón para transformar la educación de El Salvador.

Publiée par Carla Hananía sur Jeudi 3 octobre 2019

Ten presente que siempre puedes lograr tus metas si te lo propones firmemente, no hay nada imposible. Comparte el ejemplo de este valiente y perseverante chico.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!