Termina la universidad a los 11 años aunque sus padres no creían en su inteligencia

Los niños tienen una facilidad sorprendente para aprender y desarrollar habilidades, algunos superan los estándares normales y se consideran genios. Y en el Reino, en los Países Bajos, destaca el caso de un niño que está causando gran revuelo, los logros académicos que ha obtenido hasta ahora son realmente impresionantes.

Su inteligencia es sorprendente

Laurent Simons es un niño de apenas 11 años que vive con su familia en Bélgica. Sus padres, Lydia y Alexander Simons, son médicos y lo criaron en un ambiente de estudio, pero los que primero se dieron cuenta de que el jovencito tenía un talento especial fueron los abuelos.

En ocasiones los padres llegaron a pensar que tal vez estaban exagerando, pero la misma opinión comenzó a llegar de parte de los maestros.

“Notaron algo muy especial sobre Laurent”, rememoró la madre.

Los Simons han estado muy orgullosos de su hijo y lo apoyan en todo.

En 2019 comenzó a estudiar Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Eindhoven, sin embargo, tuvo que retirarse de la carrera porque sus padres exigían a la institución ciertos plazos para presentar los exámenes para que Laurent se graduara antes de cumplir los diez años y la universidad no aceptó.

Ese pequeño obstáculo no lo hizo desistir de continuar con su deseo de graduarse en una carrera universitaria a la más temprana edad posible.

El año pasado se inscribió en la Universidad de Amberes, ubicada en Ostende, para cursar la carrera de física, en condiciones normales dura tres años y él la terminó en solo uno.

Cualquiera estaría suficientemente conforme con eso, pero Laurent no piensa de esa manera. Para él no hay límites cuando se trata de aprovechar su inteligencia para lograr todo lo que se proponga ante el asombro de su familia y de todos los que conocen su historia.

Dentro de sus metas tiene una muy especial, desea encontrar un método que permita extender la vida de las personas, a través del reemplazo de las partes del cuerpo que sean necesarias por piezas mecánicas. Seguramente logra hacer aportes grandiosos a la ciencia.

“He trazado un plan para conseguirlo. La Mecánica Cuántica es la primera parte del rompecabezas”, le dijo Laurent a un reconocido medio de comunicación.

Por lo que se ve, la idea va bien encaminada y está dando los primeros pasos en ese sentido. Este año acaba de comenzar algunos cursos de un programa de maestría.

Si se mantiene firme en ese camino se convertirá en una de las personas más jóvenes en obtener un título de posgrado. Este pequeño está haciendo historia.

A pesar de sus valiosos conocimientos y títulos atesorados sigue siendo un niño como cualquier otro, le encanta jugar y divertirse con su perro, disfruta enormemente de las películas y series de Netflix; eso sí, sin dejar de lado lo que para el se ha convertido en una prioridad en su vida: su desarrollo académico e intelectual.

Necesitamos aprender a valorar el tiempo y aprovechar las oportunidades que se nos presenten en la vida. Recordemos siempre que hay mucho camino aún por recorrer, para detenerse.