Termina con la piel tan amarilla que los médicos pensaron que se había rociado pintura

Si queremos tener una vida sana es necesario tratar a nuestro cuerpo de manera saludable, comer balanceadamente, ejercitarnos y realizar alguna actividad que conecte de manera armónica la mente y el cuerpo.

Sin embargo, hay quienes prefieren llevar una vida un poco más desordenada teniendo algunos hábitos que están lejos de ofrecer bienestar.

Fumar cigarrillos es unos de los vicios más comunes en el mundo.

La ingesta de alcohol y el consumo constante de cigarrillos son dos de los vicios más perjudiciales para la salud, millones de personas en el mundo deben enfrentar las consecuencias tras consumirlos excesivamente.

Recientemente se ha dado a conocer la historia de un hombre que ha conmocionado al mundo tras terminar completamente amarillo como resultado de haber fumado por más de 30 años.

Su familia lo encontró en mal estado y lo llevó al hospital.

Se trata de un fumador empedernido de 60 años de edad, identificado solo por su apellido Du, el hombre fue trasladado de emergencia al hospital cuando sus familiares notaron que su cuerpo estaba amarillo brillante.

Los médicos atribuyeron su condición a su estilo de vida, fue atendido en el hospital de ciudad de Huai’an, en la provincia de Jiangsu, centro-oriental de China, donde lo diagnosticaron con ictericia causada por tumor en sus páncreas.

Du tenía dos tumores en su cuerpo.

Los médicos destacaron que el tumor era tan grande que estaba bloqueando sus conductos biliares, insistieron en que el consumo excesivo de cigarrillos había contribuido al deterioro de su salud.

Du había fumado y vivido por un poco más de tres décadas sin pensar en las consecuencias de su mal hábito. Fue necesario realizar una cirugía de emergencia de para poder extraer los tumores.

Su cuerpo estaba tan amarillo brillante que parecía que había sido rociado con pintura.

Si bien la cirugía se realizó de manera satisfactoria el personal médico le insistió al señor Du que solo si renunciaba a los malos hábitos tendría la oportunidad de sobrevivir.

Tras varios exámenes determinaron que los tumores eran malignos, el señor Du debía cumplir con el tratamiento y mejorar su estilo de vida si quería disfrutar de esta nueva oportunidad.

Su cuerpo no resistiría si vuelve a consumir alcohol o fumar cigarrillos.

El personal médico destacó que la obstrucción del tracto biliar era una de las principales causas de la afección médica conocida como ictericia, condición que causa que la piel e incluso los ojos se vuelvan amarillos o verdosos.

Du tuvo que pasar una larga temporada en el hospital donde se recuperó satisfactoriamente, fue dado de alta y se comprometió a dejar los vicios para evitar que los tumores regresen.

Ojalá y su compromiso se vea reflejado en sus acciones. Este es solo un caso de todo el mal que ocasiona la ingesta excesiva de alcohol, cigarrillos o cualquier estupefaciente. Nada cambia si tu no cambias, cuídate y apuesta por tener una vida saludable. ¡Comparte!