«Tenía mucho miedo» – Cuenta cómo logró que en su familia aceptaran su identidad de género

Nacer en una familia con fuertes creencias cristianas, siendo homosexual, no suele ser fácil. Sin embargo, muchas veces los sentimientos de los padres superan las convicciones religiosas.

Este es el caso de un joven brasileño que tuvo la fortuna de ser aceptado tal como es, ante una familia que puso el amor por encima de todo.

Júnior Ribeiro es un joven que estaba claro en sus gustos y orientaciones, pero el temor a la opinión de su familia le preocupó durante mucho tiempo. Cuando conoció y se enamoró de Dave Santos, su inquietud aumentó, pero con su apoyo tuvo la valentía de hablar con sus padres. 

Júnior Ribeiro y Dave Santos

Al principio les costó un poco entender, pero terminaron aceptándolos como parejaJunior siempre soñó con formar un hogar, y cuando Dave apareció en su vida, supo de inmediato que sería con él. 

La vida le cumplió sus deseos, se casó con el hombre que amaba bajo la bendición de los padres y familias de ambos, no podían estar más felices.  

“Mi esposo proviene de una gran familia religiosa que sigue el mayor precepto de Dios: el amor. Cuando lo conocí, él estaba en este proceso de afirmación y aceptación de la familia. Tenía miedo de cómo sería mi recepción allí. Era un terreno nuevo que íbamos a enfrentar juntos, pero me recibieron muy bien, como un hijo”, dijo Dave.

La hermana menor de Junior tuvo un hijo, la pareja le prestó apoyo y cuidados cuando presentó una alergia en la piel, desde ese día les robó el corazón, y hablaron con ella para adoptarlo. El bebé se acostumbró tanto a la pareja que no quiso dejarlos ¡Y lo lograron!, la hermana aceptó 

Ahora viven en São José dos Campos con su hijo, le pusieron David, un hermoso nombre bíblico por las creencias de la familia de Junior. Y nada los emocionó tanto como cuando escucharon la primera palabra que salió de la boca del bebé: papá.  

David

Para el cumpleaños número uno de David, los amorosos padres organizaron una hermosa  fiesta; todos los familiares hicieron presencia, fue un día maravilloso. A pesar de los temores iniciales de Junior, para asumir su gran verdad ante todos, la vida lo gratificó como él tanto deseaba.

«Siempre pensé que nadie me aceptaría, y eso me lastimaba demasiado. Mi mayor sueño era casarme, tener hijos y poder recibir a la familia para un almuerzo, y eso parecía tan distante. Tres años después, finalmente lo logré. Me casé, tengo un hijo y esa es la foto de su cumpleaños de 1 añito, y para mi felicidad allí estaban mi familia y toda la familia de Dave», dijo junior.

La pareja ha asumido responsablemente su paternidad, y viven sus vidas como cualquier familia con hijos.  

Una demostración de que el amor verdadero une a las personas. Y, sin duda alguna, mientras más nos amamos, más cerca estamos de Dios. 

Comparte esta hermosa historia con todos tus amigos y conocidos. Y recuerda siempre que debemos aceptar y respetar a las personas tal y como son.  

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!