Por fin terminan el pozo vertical para poder llegar hasta el pequeño Julen

Por fin podemos dar la noticia de que han terminado los trabajos del túnel vertical paralelo al que está atrapado el pequeño Julen. La duración total de la perforación del terreno ha sido de 55 horas, muy superior a las estimadas en su momento, que fueron 15 horas.

La dureza del terreno y el tener que trabajar a ciegas ha complicado aún más las labores de rescate. Ayer se encontró una roca dura que rompió el cabezal de una de las máquinas que estaba perforando. A partir de ahí su mantenimiento fue clave para que el resto de cabezales no se rompieran.

El cuarcita o cuarzo es un material muy duro y por desgracia ha obligado a retrasar la operación. Solo hay 3 materiales más duros: el topacio, el corindón y el diamante

Pero por suerte ya se ha entrado en la última fase y cada vez están más cerca de rescatar a Julen. Ahora toca entubar la galería y rellenar los huecos. Para ello calculan que necesitarán unas 6 horas y justo después los mineros de la Brigada de Salvamento de Hunosa descenderán y empezarán a construir una galería horizontal.

No van a usar explosivos, emplearán únicamente martillos y pistolas neumáticas; la seguridad de Julen y de los mineros prevalece por encima de todo y al no conocer el estado del pozo donde está el pequeño, es la mejor opción. Es un trabajo sumamente cansado, por eso los mineros se relevarán cada 2 horas.

Van a construir una galería de entre 3 y 4 metros con un diámetro de 1,5 metros a través de una cápsula-ascensor diseñada y fabricada exclusivamente para este rescate. Está pensada para dos personas con herramientas para excavar y además, en caso necesario, puede sacar hasta 500 kilos de material. Cuando ya hayan avanzado 1 metro intentarán hacer un sondeo de unos 20 centímetros de diámetro a través del cual puedan introducir una cámara para confirmar que Julen se encuentra a esa altura.

Es el momento que todo el mundo está esperando, sobre todo sus angustiados padres. Estos últimos días han estado en una casa cercana al lugar de los hechos por un tema de seguridad, pero hoy se han trasladado de nuevo a la zona donde está el pozo y no se irán hasta que no tengan al pequeño entre sus brazos. Los pobres padres ya tuvieron que afrontar la muerte de su hijo Oliver hace escasamente 1 año y medio y salieron adelante por su pequeño Julen. Él era el mejor motivo para seguir viviendo.

Vamos a seguir muy atentos a los acontecimientos que se van a desarrollar en Totalán en las próximas horas. Por fin estamos muy cerca del rescate del pequeño de 2 años que hace 8 días cayó por un pozo de más de 100 metros de profundidad y de tan solo 25 cm de diámetro.

Desde aquí queremos mandar mucha fuerza a todos los voluntarios, empleados y familiares de Julen. Ojalá ocurra un milagro y puedan rescatar al pequeño con vida ¡Sus papás se lo merecen!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!