Debe 65 mil dólares desde que los inquilinos destruyeron su casa – “Parecían buenas personas”

Alquilar un bien inmueble para obtener una renta estable, puede ser una opción para muchas personas. Pero podría convertirse en una pesadilla si los inquilinos hacen lo contrario a lo que establece el contrato, ¡si lo sabrá una madre británica que vivió la peor de las experiencias cuando alquiló su casa en España!

Helen France

Helen France, una madre soltera de 46 años que vive en Rotherham, una ciudad de South Yorkshire en Inglaterra, siempre deseó vivir en España.

Se esforzó para ahorrar todo el dinero que pudo, y en diciembre de 2015 compró una casa en Alicante.

Casa en Alicante

Comenzó a usarla en vacaciones, pero decidió alquilarla para obtener un ingreso, y poderse mudar definitivamente a España.

En su momento, esa casa que compró con los ahorros de toda su vida seria para su hija Hope de 21 años.

El salón de la casa

La mujer buscó los servicios de la agencia inmobiliaria Compass Property Services para encontrar inquilinos.

¡Y vaya que los encontró! Se trataba de personas irresponsables desde todo punto de vista, convirtieron la vida de Helen en un infierno.

Cuando la agencia de alquiler se me acercó por primera vez con estos inquilinos, parecían buenas personas”, comentó Helen.

Destruyeron la casa. Helen compartió en las redes sociales las imágenes, muebles lanzados por las ventanas, paredes y pisos rotos, grafitis con mensajes horribles en las paredes, y facturas acumuladas del servicio eléctrico por un monto aproximado de 250 euros mensuales.

La casa de Helen quedó completamente destruida

Helen emitió avisos de desalojo durante meses, se fue a Alicante para mudarse a su propiedad. Los avisos fueron ignorados, los inquilinos no se salieron, y las respuestas que obtuvo fueron amenazas.

No solo no pagaron, aparte dejaron deudas altísimas de los servicios y destrucción

“Me amenazaron, incluso dejando un cuchillo clavado en el sofá con una amenaza para mi vida”, dijo la mujer.

La salud de Helen se afectó, tuvo que tomar medicamentos para controlar la ansiedad y depresión que todo eso le generó.

Se sintió desprotegida, la policía y otros entes oficiales españoles no ayudaron, tampoco su abogado en el Reino Unido, ni su agente de alquiler.

“Invertí todo lo que tenía en la propiedad, y recién ahora me di cuenta de que aquí, en España, los derechos de los inquilinos son mayores que los del propietario”, reconoció la decepcionada británica.

Estaba en un callejón sin salida, decidió llevar el caso a los tribunales.

Así que Peter James, propietario de Compass Property Services ahora está apoyando a Helen.

“Se entregó una carta de rescisión en el acto, avisando al inquilino con un mes de anticipación para desalojar, como se indica en el contrato de alquiler”, dijo James.

James hizo los trámites legales para llevar adelante el proceso de desalojo con el abogado de Helen.

Finalmente, la casa fue recuperada después que los ocupantes fueron desalojados por los tribunales.

Le toca a Helen un trabajo arduo para hacer las reparaciones en su casa. Por fortuna, sus amigos están dándole una mano, incluso hicieron una campaña de recaudación de fondos.

Hasta los azulejos fueron destrozados

Una gran lección para todos. Es importante conocer muy bien la legislación de un país, para poder hacer gestiones de cualquiera índole en ellos.

Comparte esta dramática historia con todos tus amigos y conocidos. Y no arriesguemos lo que tanto te ha costado lograr.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!