Su hijo intentó suicidarse, estuvo muerto durante 10 minutos y así cambió su destino

Helen Barnes, una madre devastada ha compartido fotografías de su hijo Jack de 19 años en las redes sociales, lo cual ha debido ser sumamente difícil para ella, ya que las imágenes van acompañadas de la trágica historia que ha vivido esta familia.

Él fue diagnosticado con Trastorno Límite de Personalidad (TLP) cuando tenía 15 años, y después de tres años de terapia grupal parecía estar llevándolo muy bien… Hasta que tuvo una recaída y se puso peor que cuando estaba en la escuela.

Una noche Helen recibió un mensaje de texto de Jack que decía “acabo de salir, no te preocupes, besos” e inmediatamente sintió que la preocupación se apoderaba de ella. Escuchó cómo la puerta se cerró a las 9:30 p.m. y llamó a la policía. En vista de que el joven sufría una enfermedad mental, el caso fue atendido como una emergencia.

Salieron de inmediato a buscarlo… “Él nunca sale intempestivamente ni manda besos en los mensajes de texto. No quise exagerar con mi reacción porque le estaba yendo muy bien en la terapia”.

El cuerpo sin vida del adolescente fue encontrado colgando en un bosque por las autoridades, a las 10:30 p.m. Una de las oficiales cortó la cuerda y comenzó a hacerle reanimación cardiopulmonar.

De esa forma le salvó la vida a Jack. Helen le estará agradecida por siempre. “La policía nos llevó a mi y a la hermana de Jack al hospital, y allí los doctores nos dijeron que se había colgado y que estuvo sin vida durante varios minutos“, contó la madre del joven.

Después del intento de suicidio, Jack permaneció en cuidados intensivos en el Withybush Hospital en Haverfordwest, Pembrokeshire, hasta que fue transferido a una sala de rehabilitación neurológica en otro hospital. Allí le dieron los mejores cuidados, incluida la fisioterapia a diario.

VER TAMBIÉN:  "El bebé más prematuro de la historia" con 21 semanas y sólo 0,5kg prospera tres años después

Le practicaron también una cirugía en la boca porque perdió el control de su mandíbula y se mordía sin querer.

No podrá volver comunicarse verbalmente, pero los doctores confían en que más adelante podría operar un dispositivo electrónico para transmitir sus ideas. 

Pensé que hasta allí habíamos llegado, y que había perdido a Jack para siempre. Me sentí como una madre fracasada… Durante tanto tiempo estuvo tan estable. No es justo para una madre ver a su hijo en cuidados intensivos, conectado a todas esas máquinas. Se me rompió el corazón. Después del dolor producido por la idea de que mi hijo quiso morir, y de pasar noche tras noche a su lado, descubrimos que viviría pero sin la misma calidad de vida que alguna vez tuvo”.

Es muy duro el testimonio de Helen. “No podrá volver a comer, hablar, tener hijos o alguna independencia. Cada día es una batalla”. En el hospital lo han cuidado muy bien, y pronto podrá irse a casa con su familia, lo cual es un alivio pero al mismo tiempo es aterrador ya que estará más desprotegido. Helen es una mujer ejemplar y seguro le proveerá todo lo que necesita, además de darle todo el amor que se merece.

Daily Mail

Lo que esta familia está pasando es muy duro, y contar la historia de esa forma es un acto de valentía de parte de Helen. Comparte la historia con todos tus conocidos.

NUESTRO VIDEO DEL DIA

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!