«Soy un hombre que sí puede quedar embarazado» – Vence los prejuicios y se convierte en padre

La primera reacción de cualquiera que escuchase la historia de un hombre que ha quedado embarazado, probablemente menearía su cabeza de un lado a otro y pensaría que es algo imposible.

Sin embargo, eso fue precisamente lo que vivió recientemente Trystan Reese. Trystan nació como mujer pero durante años se enfocó en realizar ciertas modificaciones a su cuerpo para lucir tal y como se sentía: un hombre transgénero.

Trystan lleva años junto a su pareja Chaplow e incluso comenzaron una familia al adoptar a dos de sus sobrinos en el 2011. Han recorrido un largo camino pero sí hay algo seguro es que se trata de una familia en donde las risas y el cariño nunca faltan.

“Entiendo que no somos una familia tradicional pero los tiempos cambian. Sólo porque algo siempre haya sido de una manera, no significa que esa es la única posibilidad o la mejor forma de hacerlo”, dijo Trystan.

Hace poco más de un año, Tystan tomó la decisión de abrir las puertas a un miembro más de la familia pero esta vez sería de una manera muy especial: quería quedar embarazado.

Después de todo, él realizó terapia hormonal pero nunca modificó o eliminó sus órganos reproductores femeninos.

“Me siento bien siendo un hombre que tiene un útero. Soy un hombre que puede quedar embarazado”, dijo Trystan.

Finalmente tomaron la decisión y Trystan detuvo su terapia hormonal para preparar a su cuerpo. Cinco meses después una prueba de embarazo reveló que su sueño estaba comenzando a hacerse realidad.

“Chaplow tuvo muchas dudas. Su mayor preocupación era mi seguridad al moverme por el mundo como un hombre embarazado tanto en lo social como en el entorno médico”, explicó Trystan.

No fue un proceso sencillo pero encontraron un equipo médico que los orientó y les brindó todo el apoyo del mundo. La gestación del bebé transcurrió con completa normalidad y Trystan documentó un poco de su día a día a través de sus redes sociales.

“Le dije al médico que quería ser su paciente más aburrido. Su reacción fue reírse porque después de todo soy un hombre embarazado”, bromeó Trystan.

Para muchos, resultó un verdadero shock lidiar con la idea de un hombre embarazado. Como es de esperar, Trystan trató con muchas personas que no sabían del todo qué pronombres utilizar para referirse a él, ni cómo hablar sobre un bebé que nacería de un hombre transgénero.

“No creo que esta experiencia me haga sentir menos hombre”, dijo Trystan.

Afortunadamente, él lo afrontó con mucha paciencia y no dudaba en responder cualquier pregunta que le hicieran.

“Sabía que mi caso era extraño. El mundo del embarazo está relacionado a las mujeres. Lo más respetuoso que podía hacer era aceptar que el lenguaje no siempre me iba a incluir a mí”, explicó Trystan.


Finalmente, nació el pequeño bebé Leo nació completamente sano. La historia de Trystan no ha tardado en causar furor en las redes y ha dejado a muchos reflexionando sobre qué es lo verdaderamente importante en una familia.

¿Habías escuchado alguna vez sobre un caso tan peculiar como el de Trystan? ¡Comparte!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!