“Tengo mucho dolor” – Intenta aliviar el frío con una bolsa de calor y termina en el hospital

Las bolsas o botellas de agua caliente son utilizadas para entibiarse en los fríos inviernos, bien sea la cama, o alguna parte del cuerpo. También como terapia de calor para aliviar algunos dolores.

Sin embargo, se debe tener cuidado para evitar la tragedia que le ocurrió a una mujer en Inglaterra, que aún sufre las secuelas del horrible accidente que le ocasionó.

Sophie Mason

Sophie Mason, de 29 años quien está casada con Mark de 44 añoses madre de cuatro hijos y vive en Waddington, cerca de Lincoln. 

Aparte de sus dos hijos, uno de nueve y otro de siete años, es madre adoptiva de los hijos de Mark de 16 y 12 años. 

Sophie Mason en el refugio de conejillos de indias del que se encarga

Dirige un refugio de conejillos de indias en Waddington, Lincolnshire, y cierto día después de grabar un vídeo de Halloween afuera, el intenso frío hizo que entraran a casa.

“Hacía frío y estaba mojado, así que entramos y le pedí a mi esposo que llenara mi botella de agua caliente”.

Mark llenó la botella con agua caliente de la tetera, y ella la colocó como siempre hace por encima de sus polainas para tenerla más segura, y así calentarse un poco.  

Jamás pensó que la botella se abriría y el agua hirviendo correría por su pierna hasta llegar al abdomen.  

“La botella se partió por la costura. Me llegó al estómago y a la pierna. Fue como una sensación instantánea de malestar”, dijo la mujer. 

El dolor era insoportable, Sophie gritaba desesperada, en su intento por zafarse la ropa se quemó la mano. Gritaba llamando a su esposo, Mark entró de inmediato, le arrancó la ropa y puso paños fríos.

La ambulancia llegó a la media hora, pero para ella parecían siglos de espera, fue trasladada de urgencia al hospital

Las intensas quemaduras sobre su piel eran terribles

Se le dijo que tendría que resistir dos injertos de piel para reparar el daño que había sufrido.

Lo que más le dolía era su mano debido a que no se trataba de una quemadura superficial, sus nervios estaban expuestos, de allí el intenso dolor.  

El personal médico se abocó a atender los cientos de lesiones que tenía en la pierna y el abdomen.  

Tuvo que ser intervenida durante tres largas horas, cubrieron las quemaduras con injertos de piel de la parte posterior de su muslo derecho.  

Sophie y su esposo en el hospital

Después de la operación, la parte injertada comenzó a sangrar y debió permanecer en el hospital, cuando por fin salió, una noche debió regresar producto del intenso dolor. 

Tengo mucho dolor y mi movilidad es muy limitada. El accidente ha tenido un gran impacto y va a durar un tiempo. No va a mejorar en meses”. Afirma la consciente paciente. 

Sophie desea prevenir para que tengan mucho cuidado con estas botellas de agua calientey no les pase lo mismo.

Sophie y su familia

A pesar de que muchas veces su esposo se lo advirtió, no prestó la suficiente atención. Ahora agradece que le pasó a ella y no a uno de los niños e insta a que las personas utilicen otro medio para calentarse a través de sus redes.

Comparte esta aleccionadora historia con todos tus amigos y familiares para que evitemos estos terribles accidentes.  

 

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!