La foto del bebé que sonríe mientras duerme en los brazos de su mamá fallecida emociona al mundo

Teegan Barnard, de 17 años, de Havant, Hampshire, Inglaterra, dio a luz a su bebé el pasado 09 de septiembre en el Hospital St Richard en Chichester. La joven madre sufrió complicaciones al dar a luz, tuvo una hemorragia interna que le causó un paro cardíaco.

Los médicos intentaron reanimarla, pero tuvo muerte cerebral. Estuvo ingresada en el hospital durante un mes, pero el pasado 07 de octubre falleció rodeada de su familia y con Parker, su bebé recién nacido.

Antes de morir, tuvo la oportunidad de abrazar a su hijo mientras él reposaba en su regazo a pesar de que ella no podría conocerlo.

La imagen del pequeño sonriendo mientras duerme entre los brazos de su mamá, a quien perdió poco después de nacer, está emocionando al mundo.

La madre de la joven, Abbie Hallawell, de 35 años, se dedica a cuidar a su nieto, quiere recopilar imágenes del niño junto a su madre para que él las pueda ver cuando crezca.

Por eso capturó conmovedoras escenas horas antes de la muerte de Teegan.

Ver a Parker en los brazos de su mamá, donde pertenece, ha sido muy importante para mí”, dijo Abbie.

El embarazo de Teegan se desarrolló sin ninguna complicación, pero durante el trabajo de parto sufrió daños irreversibles. La mantuvieron con vida durante un mes para agotar las instancias con la esperanza de que pudiera reaccionar, pero lamentablemente eso no sucedió.

“Todos estamos en estado de shock, solo quiero que vuelva Teegan. No me di cuenta de que mi corazón podría romperse en un millón de pedazos. Nunca volveré a ser la misma”, dijo Abbie.

“Tenía tantas ganas de ser madre, estaba tan ilusionada. Ella habría sido la mejor mamá del mundo. Sentía mucho amor por su bebé y ni siquiera pudo demostrárselo”, continuó la abuela del pequeño Parker.

Junto a Leon Foster, el padre del bebé, se encargará de la crianza de su nieto, le duele mucho que su hija no podrá verlo crecer.

Abbie confesó que mientras Teegan estuvo viva acercó al bebé a ella cada vez que podía para mantenerlos unidos y que él pudiera conservar recuerdos suyos.

“Haría cualquier cosa por recuperarla, la extraño más que a nada en el mundo. Éramos más como mejores amigas que madre e hija”, agregó Abbie.

Aprovechó la oportunidad para agradecer al Hospicio de Rowan, por atender a Teegan con cuidados paliativos mientras ella pasó sus últimos días en casa.

Un representante de la Oficina del forense del Consejo del Condado de West Sussex dijo: “La causa de la muerte de Teegan todavía se está investigando”.

La comunidad de Leigh Park en Havant se ha unido para recaudar dinero y así ayudar a la familia con los gastos que han tenido que enfrentar en un momento tan doloroso.

El amor de una madre no tiene límites, trasciende todo. Por eso, Teegan acompañará a su pequeño desde dondequiera que esté. Comparte su emotiva historia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!