Sobrevivió a un trasplante de corazón y falleció repentinamente horas después de dar a luz

Es triste saber que muchas madres mueren cuando dan a luz a sus hijos, sin embargo, esta podría ser una de esas pocas ocasiones donde esa muerte en medio de la tristeza también será recordada con esperanza.

Meg Johnson tenía 31 años. El martes fue ingresada en el hospital de Vanderblit University Medical Center enNashville y las 2:40 de la madrugada recibió en sus brazos a su hija Eilee Kate.

El parto fue tranquilo y sin complicaciones, los padres se veían muy felices. Ambos estaban sentados en la camilla de Meg abrazando a la pequeña Eilee. Escucharon eructar por primera vez a la bebé, sonrieron y tuvieron unos momentos muy tiernos en familia.

Sin embargo, a las 9:00 de la mañana la condición de Meg se tornó muy grave. Todo fue casi instantáneo, aunque los médicos la atendieron de inmediato, no lograron salvarla y para antes de las 10  Meg había fallecido.

A los 23 años, Meg recibió un trasplante de corazón pues padecía miocarditis, una enfermedad que ocasiona que los músculos del corazón estén inflamados. A pesar de este hecho, los médicos aseguran que no estuvo relacionado con su muerte.

Esta situación dejó en total desolación a la familia de la pequeña Eilee. Ahora que Meg había fallecido su esposo Nathan que trabajaba como músico independiente, se había quedado solo a cargo de su hija Eilee.

Él ahora trata de ser fuerte para poder sacar a su hija adelante pero lo último que había pensado es que iba a tener que hacerlo sin el amor de su vida, y que Eilee tendría que crecer sin la imagen y amor de su madre Meg.

VER TAMBIÉN:  Salvó la vida de su mamá y nació con una enfermedad que solo padecen 72 niños en el mundo

Desde que Meg recibió el trasplante de corazón supo que ella también quería ser donante de órganos. La United Network for Organ Sharing informó que los órganos de Meg salvarían 50 vidas y ayudarían a dos personas a volver a ver gracias a los trasplantes que recibirían de sus ojos.

Pero hay quienes están preocupados por el futuro de Eillee y nathan, tal es el caso de Josh Wilson, el mejor amigo de Nathan, quien ha iniciado un petición en GoFundMe para apoyarlo con los gastos económicos ante los que se tendrá que enfrentar solo. Puedes visitar la página aquí.

“Fue totalmente inesperado, no puedo dejar de llorar. Nadie lo vio venir” Dijo

“Ellos estaban tan felices, Eille es tan hermosa. Nate dijo que era muy feliz y se sentaron juntos, hablaban y miraban a Eilee durante horas y horas. Todo parecía normal, incluso su familia ya se había ido a casa a descansar“.

“Meg era una persona muy dulce, ella amaba a la gente. Pero lo que más amaba era a Nate y a Eilee. Simplemente se amaban tanto. Su actividad favorita era pasar tiempo con los demás, sentarse, hablar o no. Solo querían estar juntos”.

Josh explicó que la principal razón por la que decidió iniciar una campaña en GoFundMe era para brindar a Nate un apoyo financiero que le permitiera tomar un tiempo libre para dedicarlo a la pequeña Eilee y a sobrellevar la situación sin Meg.

Nate es un músico cristiano que ha producido su propia música instrumental y la comparte en su página MeaningMachineMusic.com. Ha tenido un poco de éxito a nivel local como artista solitario pero la mayor parte de sus ingresos los obtiene al tocar con otras bandas.

VER TAMBIÉN:  Usa Tinder para seducir a las mujeres y conocer más de 20 ciudades sin pagar hospedaje

Es importante que ante este tipo de situaciones logre recibir la mayor ayuda posible de parte de la familia y amigos, porque ha sufrido una gran pérdida de la que tendrá que recuperarse pronto pues su hija Eilee necesita mucha atención y amor.

Daily Mail / Nathan Johnson

Lo que más brinda esperanza de todo esto son las otras 50 vidas que Meg ha logrado salvar gracias a la donación de sus órganos. Después de todo, en medio del dolor, hay un final feliz.

Comparte esta historia que nos recuerda que aún en medio de la adversidad pueden suceder cosas buenas.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!