Sobrevive con sus hijas en un autobús y piensa que le toman el pelo cuando le ofrecen una casa

Tener una casa y ofrecerles un espacio digno a tus hijos es por mucho lo que todo padre espera darle a los pequeños seres que trajeron al mundo, sin embargo, no todos corren con la misma suerte.

Sumergidos en una realidad que es distinta para cada quien, una familia no tuvo más opción que vivir en autobús destartalado y poco saludable.

En los momentos más difíciles las oportunidades parecen mínimas.

En Colorado, una familia decidió repartir comida a las personas sin hogar cuando se toparon con otra pequeña familia, Olivia y Eric. La pareja vivía junto a sus tres hijas en un viejo autobús escolar, viajaban en busca de trabajo cuando el autobús se dañó, ya tenían una situación muy difícil.

Lo poco que tenían ya lo habían vendido, el dinero no les alcanzaba para alquilar una habitación y mucho menos para comer. El autobús se convirtió en una especie de hogar improvisado.

El hecho sucedió en  Greeley-Colorado.

Cuando creían que ya todo estaba perdido Olivia y Eric fueron visitados por Virginia Kinch y sus tres hijas que amablemente entregaban comida en Acción de gracias a las personas más vulnerables, aquellas que la calle es su mayor abrigo.

Kinch cuando vio la condición en que vivían con las pequeñas niñas quisieron ir más allá de entregarle un plato de comida.

Kinch decidió apostar por la pareja y realizó un hermoso acto de compasión.

Kinch tenía dos casas, una de ellas la estaba preparando para alquilar o vender, así que tuvo una gran idea, ofrecerle aquellos que la necesitan para aliviar un poco la situación. De manera temporal Kinch le ofreció la propiedad hasta que Eric y Olivia lograran mantener de nuevo a la familia. Un hermoso gesto que le cambió la vida a la pareja.

Olivia y su esposo no podían creer la suerte que tenían.

Emocionados no podían creer que alguien hiciera este tipo de cosas. Al respecto señala Olivia:

Pensé que era una broma. Esa era mi mentalidad porque nadie hace eso. Hasta que nos mudamos, no creía que fuera real”.

Este acto de bondad hizo que la familia de Olivia pudiera celebrar acción de gracias en un lugar acogedor con el más cálido calor de hogar.

Estamos seguros que la pareja lograra salir adelante y encontraran la luz para darle lo mejor a sus hijas. Kinch sin duda, fue un angelito sin alas para ellos, deseamos más personas tengan esta iniciativa de ayudar a quien más lo necesiten.

Anímate a compartir la nota y realiza alguna causa justa a los más vulnerables

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!