Sigue la recomendación de hacer una mascarilla con un sujetador y termina desilusionada

En el mundo existen más de 7,4 millones de personas infectadas con coronavirus y muchos otros que aún no tienen ni idea de estarlo. Por esa razón, frente a la pandemia se ha hecho imperativo el uso de mascarillas para prevenir contagios y como resultado estos utensilios se encuentran escasos en diferentes países.

Aunque la industria y otros fabricantes independientes han aumentado la producción para intentar cumplir con la demanda, más de una persona creativa está realizando sus propias mascarillas para protegerse del COVID-19.

Son numerosos los tutoriales en línea que enseñan cómo fabricar tu propia mascarilla y esta madre que se describe como curvilínea no se ha resistido a hacer la suya con un par de sujetadores.

Gemma Harman, una mujer de 40 años, descubrió que el bricolaje estaba siendo toda una tendencia en línea y se animó a probar el asunto con un par de sujetadores rojos.

La idea era sujetar una copa sobre la nariz y la boca, sostenerlas en su lugar con las correas del sujetador. Pero entre ella y las modelos había una gran diferencia, lejos de ser delgada y de senos pequeños, esta madre curvilínea luce con orgullo unos pechos bastante grandes.

Gemma tomó uno de sus sostenes talla 42 FF  pero los resultados que obtuvo más que prácticos fueron bastante divertidos.

Mientras que las mascarillas que la mujer había visto en línea cubrían sólo la parte de la boca y la nariz de las modelos, la creada por esta madre parecía haberle tragado todo el rostro y parte de su cabeza.

Aturdida por el resultado, Gemma le pidió a su esposo Steve Harman, de 45 años, que le tomara unas fotografías y decidió compartir el resultado en Facebook. 

Como era de esperarse, la publicación tuvo las más icónicas reacciones pero no sólo de los amigos de Gemma, sino de unas 6.000 personas que reaccionaron. Ante la situación, la mujer se mostró bastante sorprendida.

“Al principio lo publiqué sólo para mis amigos y todos comentaban lo gracioso que era y preguntaban si podían compartirlo, así que lo hice público y fue una gran locura. Todo el mundo lo ha encontrado realmente divertido”.

Pese a haber sido clasificada como trabajadora clave para el país, actualmente Gemma se encuentra en aislamiento como miles de personas. Esta mujer sufre de diabetes, por lo cual se siente mucho más vulnerable frente a la amenaza del virus pero encontró en el experimento un modo divertido de pasar la cuarentena y está feliz de que también haya servido a otros.

“Ha sido bastante agradable poner algo de alegría ahí fuera. Todo el mundo necesita algo de qué reírse en este momento. Es una situación realmente preocupante, pero no puedes dejar que te deprima, así que trato de mantener una actitud positiva y seguir bromeando”, escribió la mujer.

Comparte esta divertida anécdota con tus amigas voluptuosas y atrévete a darle una cara más ligera a tanta tragedia que arropa al mundo ¡Comparte nuestras historias y quédate en casa!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!