Joven con discapacidad y su novia sana muestran su amor al mundo para romper con los prejuicios

La sociedad se ha encargado de construir diversos prejuicios que repercuten en distintos aspectos de la vida. Uno de ellos que resulta bastante amargo está vinculado a la posibilidad de que una persona con alguna condición especial o discapacidad pueda llevar una vida común como cualquier otro. Específicamente, se cuestionan las posibilidades de independencia laboral o amorosa que una persona con alguna condición especial pueda alcanzar.

Pero, felizmente, hay muchas personas que están ayudando a romper ciertos prejuicios a través de sus ejemplos. De Este modo lo está haciendo un joven con discapacidad y su novia quienes, han decidido mostrar su amor al mundo para quebrar el equívoco pensamiento de que una discapacidad es impedimento para amar.

Shane Burcaw, de 26 años, es de Pensilvania y desde su nacimiento ha padecido de Atrofia Muscular Espinal (SMA), una condición que lo ha mantenido en silla de ruedas desde que tenía 2 años de edad. Aunque para Shane muchas cosas resultan más difíciles de realizar, esto no le ha impedido comprometerse con la búsqueda de sus sueños y su independencia.

El joven escribe en un blog personal desde hace 7 años y en él comparte historias sobre la vida diaria de quien padece una enfermedad de desgaste muscular.

Gracias a su vocación de escritor, Shane consiguió un propósito en su vida. No sólo por el placer que le brindan las letras, sino porque se ha dedicado a realizar eventos pro fondos para ayudar a otros pacientes.

Además, fue por medio de su blog que conoció a su novia Hannah Aylward, una joven de 25 años, estudiante de la Universidad de Minnesota. Shanne y Hannah se conocieron a través de la web y comenzaron a intercambiar textos y videollamadas antes de verse en persona.

Finalmente, Hannah viajó a Pensilvania a conocer a Shane y desde ese momento formalizaron su relación. Ahora la feliz pareja intenta quebrar los estigmas que existen entorno a su noviazgo.

“Cuando Hannah y yo estamos en público juntos, los extraños asumen rutinariamente que somos hermanos, o que ella es mi cuidadora pagada, o lo que es peor, mi madre”, comenta Shanne.

Ante la incómoda situación a la cual deben enfrentarse a menudo, el joven decidió utilizar su influencia en las redes para contar su historia. Shanne y Hannah han abierto un canal de Youtube en el cual registran su día a día.

La idea es mostrarle al mundo que ellos llevan una vida completamente normal como cualquier otra pareja, y que la condición de Shane no le impide viajar, salir a cenar o compartir con su novia.

“Nuestro objetivo es normalizar la discapacidad y las relaciones como la nuestra”, explicó Burcaw,

Con más de 127.000 seguidores, el canal de Youtube llamado Squirmy y Grubs fue abierto desde hace seis meses. Después de que Shane y Hannah se mudaran juntos a Minnesota.

Estos jóvenes planean seguir juntos y formar una familia, la cual piensan planificar en el momento en que Hannah obtenga su título universitario. Mientras, estos jóvenes han adoptado un perro para completar su pequeña familia.

La pareja ha servido de inspiración a otros jóvenes. Mediante su iniciativa han podido transmitir un mensaje esperanzador y concientizar a las personas a través del propio ejemplo.

“Los amo chicos! También tengo SMA tipo dos y mi novio es sano. ¡Nos identificamos mucho con sus experiencias! Es sorprendente la cantidad de personas que experimentan cosas similares, nunca estamos solos”, comentó un usuario en un vídeo subido recientemente por la pareja en su canal.

The Mirror

A menudo, las personas se apresuran a hacer juicios sin tomar en consideración los sentimientos o la historia de los demás. Por eso, la relación de estos jóvenes y su iniciativa al compartirla permite crear un doble mensaje: primero, en contra de los prejuicios; y otro mensaje inspirador para aquellas personas que pasan por situaciones similares.

Shane y Hannah demuestran que para el amor no existen prejuicios que valgan. Las personas deben de dejar de jugar a ser jueces, y aceptar que una discapacidad no te niega el derecho a conocer el amor.

Comparte esta emotiva historia y ayuda a la causa de estos jóvenes ¡Juntos rompamos los estigmas sociales y qué viva el amor!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!