“Sentía que me comía vivo” – Tenía solo 1% de probabilidad de vencer al COVID-19

La lucha contra el coronavirus se ha vuelto cada vez más drástica en el mundo entero. Los especialistas todavía no logran dar con una vacuna y muchas personas han perdido la vida a manos de un virus del que sabemos muy poco.

Sin embargo, en medio de tanta incertidumbre han surgido historias de recuperación verdaderamente milagrosas que merecen ser celebradas. El caso de Gregg Garfield es uno de ellos.

Gregg vive en el estado de California en los Estados Unidos.

Algunos creen que Gregg fue el “paciente cero” en su estado. Viajó a Europa y cuando volvió a casa, comenzó a mostrar alarmantes síntomas. Desde el principio, los médicos sospecharon que su caso sería particularmente difícil ya que siempre ha sufrido de problemas respiratorios.

Gregg contrajo la enfermedad a principios de febrero en Italia.

Garfield fue ingresado en el Centro Médico St. Joseph de Burbank. Los especialistas del lugar le dieron la mejor atención posible pero no hacían más que perder las esperanzas.

“Desde que la enfermedad comenzó parecía como si mi sistema inmunológico me comiese vivo”, recordó Garfield.

Después de un par de semanas, los médicos informaron a la familia que cuatro partes diferentes de los pulmones de Gregg ya habían colapsado por completo. Se encontraba tan débil que no podía caminar y necesitó de un ventilador para poder respirar.

Gregg estuvo 30 días en coma inducido conectado al ventilador.

En aquel momento la situación se encontraba tan mal, que le dieron tan sólo 1% de probabilidad de sobrevivir. Parecía complemente imposible, pero Gregg logró sacar fuerzas y vencer los peores pronósticos. Finalmente los médicos le dieron de alta.

Gregg permaneció hospitalizado durante 64 días.

Todos quedaron en shock con su repentina mejora. Fue un proceso muy difícil y todavía necesitará guardar reposo para recuperarse. Sin embargo, su caso se ha convertido en una fuente de inspiración para muchos.

Hay ocasiones en las que todo parece perdido pero siempre debemos seguir luchando. Gregg se encuentra decidido a dar a conocer su historia para crear conciencia sobre los peligros de la pandemia.

“Sólo me quiero concentrar en una cosa: la gente debe comprender el peligro del coronavirus”, aseguró Gregg.

En California, se están dictando medidas para que los restaurantes, centros comerciales y oficinas comiencen a abrir en las próximas semanas. A pesar de esto, es de vital importancia tomar todas las medidas de seguridad posible para velar por nuestro bien y el de nuestros seres queridos.

Esperamos que Gregg se siga recuperando. No dudes en compartir su historia para que personas del mundo entero recuerden que nunca debemos rendirnos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!