Se reencuentra con su familia 3 décadas después de quedarse en la calle a los 6 años

En esta vida impredecible, a veces pasamos por situaciones tan indeseables que nos alejan de nuestros seres queridos durante muchos años. Vaya escena motivadora la que protagonizó una familia al reencontrarse después de casi treinta años; Adán Tolentino se extravió siendo apenas un niño y siempre tuvo la sensación de que algo le faltaba.

Esto pasó en la Ciudad de México. En la década de 1990, Adán Tolentino acompañó a su padre a trabajar en la Central de Abasto, lamentablemente perdió de vista a su padre y comenzó a caminar solo por donde sus pies lo llevaban.

Pasaron unos días y, para poder comer, tuvo que vender chicles en las calles de la ciudad hasta que una familia de Veracruz le hospedó en su casa y le apoyó para que estudiara la primaria.

Durante todo este tiempo, Adán vivió en Poza Rica y en su vida había un hueco que anhelaba llenar. Para encontrar a su familia que jamás olvidó, hizo caso a su esposa, que desde hace años le instaba a buscar a su familia, y se contactó con la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de México (Cobupem).

La búsqueda del personal de la Comisión logró contactar a una de sus hermanas que tampoco lo había olvidado.

«A una de mis hermanas le mandan un mensaje y le dicen que encontraron a mi hermano que si podíamos identificar la foto que habían mandado, conocimiento así de él no teníamos mucho, mi hermana me mandó la foto, lo vi y pues sí me llegó la impresión y me puse a llorar demasiado”, mencionó Lucía Pereira Juárez.

El momento del reencuentro estaba a la vuelta de la esquina. Adán estaba lleno de emociones y no le importó tener que viajar casi 300 kilómetros para reencontrarse con su familia en las instalaciones del Cobupem.

«Me dijo ya encontramos a tu familia y yo dije ‘pues cómo la van a encontrar, sí, ya la encontramos’. Yo me puse a llorar, estoy bien agradecido, sentí ahora sí que volví a nacer es una alegría muy grande, de verdad sentía que me faltaba algo, no sé, algo de mí. Creo que volvió a mí esa alegría”, mencionó Adán.

Su familia, por su parte, agradeció la ayuda que hizo posible el reencuentro con aquel que extrañaron desde niño y que siempre les hizo falta.

No hay nada más hermoso que ver a la familia unida. Esperemos que no vuelvan a separarse en el futuro y que puedan compartir las anécdotas que siempre quisieron contarse.

Comparte este emotivo reencuentro que nos invita a valorar cada día la presencia de los seres que amamos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!