Se quemó el 95% de su cuerpo y logró sobrevivir gracias a la piel de su hermano gemelo

Este caso ha conmocionado al mundo porque representa un importante logro para la ciencia, se trata de Franck Dufourmantelle, de 33 años que hace un año sufrió quemaduras graves en el 95% de su cuerpo.

Logró sobrevivir gracias al injerto de la piel de su hermano gemelo, es primera vez en el mundo que se produce un trasplante de este tipo.

El 27 de septiembre de 2016, Franck realizaba una labor de su trabajo, debía vaciar el contenido inflamable de un bidón en otro contenedor y durante el proceso explotó. “En quince segundos, todo mi cuerpo estaba quemado, y mi vida estaba amenazada. Tuve suerte. Los compañeros me salvaron y me trasladaron al Hospital Saint-Luis de París”, relató él.

Poco tiempo después, el doctor Maurice Mimoun, un cirujano especializado y Alexandre Mebazaa, anestesiólogo, contactaron a la familia de Frank para ofrecerle la oportunidad de hacerle un trasplante de piel.

Su hermano Erick se ofreció de inmediato a dar su piel para salvarlo. “El heroísmo de mi hermano salvó mi piel y mi vida, con mucho sufrimiento, también para él”, relató Franck.

Desde hace más de un año realizaron los injertos en intervenciones quirúrgicas, como parte del proceso debían retirar la piel de su hermano donante. Después de un período de observación y análisis, iban realizando las diez operaciones de injerto que Franck necesitaba.

En cada una de las cirugías él debía ser sometido a sesiones de espera y recuperación para que la piel cicatrizara favorablemente.

El donante sufría tanto dolor como el receptor y necesitaba cuidados intensivos, eran operados simultáneamente.

Maurice Mimoun, profesor de cirugía plástica y reconstructiva, uno de los que realizó parte de las operaciones de Franck, comentó que “Es la primera vez en el mundo, que se injerta el 95% de la piel quemada de un paciente, un trasplante casi total. Tuvimos suerte, al poder contar con la piel del hermano gemelo de la víctima de las quemaduras: al salir del mismo cigoto comparten el ADN, así garantizamos que no habría rechazo. Hay algo de milagroso en estas cirugías”.

VER TAMBIÉN:  Jamás pensó que ese gran regalo de cumpleaños sería la mejor sorpresa de su vida

El proceso transcurrió entre el mes de septiembre del año pasado y febrero de este año, en la mayoría de los casos de quemaduras graves se ve afectado entre un 5 y un 70% de la piel.

Pero Franck tenía el 95% de su cuerpo quemado, cuando se producen lesiones tan graves, suele utilizarse la piel de un donante fallecido con el riesgo de que exista un rechazo a las pocas semanas del trasplante.

El paciente recibió la piel de su hermano y todo evolucionó con éxito, Franck estuvo ingresado en el hospital durante cuatro meses y medio con otros meses de reeducación y readaptación.

Ahora finalmente tiene una vida normal, “Mi hermano tuvo un gesto heroico, es un héroe, a su manera. Antes de quemarme tenía un tatuaje, del que solo se podía leer después del accidente una palabra, la palabra vida. Lo interpreto como un mensaje de esperanza. El final de esta historia, que también es una fábula”.

Franck estaba condenado a tener un desenlace fatal, los médicos no daban buen pronóstico, hasta que apareció su hermano gemelo en el hospital y les dio una esperanza.

El mismo Erick fue el que manifestó a los médicos su disposición de donarle la piel a su hermano, “Si no me hubiese dicho nada, lo que podría haber pasado por la emoción, no hubiéramos podido actuar a tiempo. Teníamos entonces una esperanza enorme, podíamos luchar. El tiempo era nuestro enemigo, porque la piel quemada es como un veneno”, relató el doctor Mimoun.

Los médicos retiraron la piel de Erick en forma de “capas finas” que medían entre 5 y 10 centímetros de ancho de su cráneo que cicatriza en menos de una semana. Además, retiraron piel de su espalda y muslos que tardaron en cicatrizar al menos diez días pero eran áreas fáciles de cubrir.

VER TAMBIÉN:  Flora no regresó a casa tras asistir a una cita médica y fue encontrada 42 años después

El 45% de la piel que extrajeron fue extendida en una máquina que colocaron sobre el cuerpo quemado, tal como unas “medias de red”, cicatrizaron en diez días las heridas entre cada malla.

Erick no tendrá consecuencias notorias en su piel, quizás una pequeña diferencia en la pigmentación solamente.

Telegraph / TN

Mientras que Frank, ya logró caminar, está en casa y continúa desde ahí su programa de rehabilitación.

Es una inspiradora historia que nos recuerda que jamás hay que perder la esperanza, un gesto de amor puede curarlo todo. ¡Compártela!

NUESTRO VIDEO DEL DIA

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!