Se queda dormida con su bebé de 3 meses y cuando despierta era demasiado tarde para salvarla

Ser madre con problemas de adicciones es una verdadera tortura. No solo para ella, sino para los hijos y para la familia entera. El rol materno que les endosa la sociedad queda totalmente pulverizado por afección.

Sin embargo, hay casos como el de a continuación que van mucho más allá y en donde la inconsciencia que genera la bebida es incluso capaz de cobrar la vida de los seres más vulnerables e inocentes.

La noche del pasado jueves, el aire se llenó de gritos desgarrados y lamentos en el barrio 25 de Mayo, ubicado en el municipio de Yapacaní, provincia de Ichilo, Bolivia. Vecinos de la zona hallaron a una bebita de apenas tres meses de nacida quien había fallecido aparentemente asfixiada por el peso de su madre.

Y es que, la mujer en evidente estado de ebriedad había perdido la conciencia y se quedó dormida encima del pequeño angelito que lloraba desesperadamente antes de sucumbir por la falta de oxígeno.

Algunos lugareños declararon que, efectivamente pudieron escuchar los llamados de auxilio de la bebé, pero, al llegar a la vivienda la puerta de entrada se encontraba asegurada, por lo que no pudieron ingresar a la misma para salvar a la menor.

“Con impotencia vimos por la ventana cómo apretaba el cuerpo de la bebita, que lloraba, se callaba y otra vez lloraba. Hemos golpeado muchas veces la puerta, pero la señora no contestó”, contó un vecino.

No fue sino hasta cerca de las 19:30 de la tarde cuando la mujer reaccionó, pero desafortunadamente ya no había nada qué hacer. De acuerdo con la versión oficial, la madre se quedó dormida mientras amamantaba a la niña. Se supo que tiene otros 6 hijos y que la bebé desaparecida respondía al nombre de Abril Villalba.

“Mi pecho le he dado y me he dormido, no supe más”, explicó la mujer.

Después del triste incidente, la Defensoría de la Niñez se hizo presente en el lugar para realizar el levantamiento del cuerpo. Posteriormente, los restos fueron trasladados a la morgue del hospital de Yapacaní para la autopsia respectiva que determinará las causas de la muerte.

Vivir con un padre o una madre que tiene un problema de abuso de sustancias es muy duro. Puede afectar a cómo te sientes y a cómo actúas, también afecta a la familia como un todo.

Si vives con uno de tus padres y este tiene un problema semejante, lo más probable es que lo estés pasando muy mal. Pues bien, ten la certeza de que no es por tu culpa.

Si te identificas con este relato es importante que tomes en cuenta que formar parte de un grupo de apoyo o recibir terapia te pueda ayudar. Detén el ciclo. Los hijos de progenitores con historial de abuso de sustancias están expuestos a un mayor riesgo de desarrollar este mismo tipo de problemas.

Comparte este dramático caso que lamentablemente tiene un desenlace que lamentar.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!