Se muestra como una mujer amante de las motocicletas para engañar a sus 25 mil seguidores

Para nadie es un secreto que las distintas aplicaciones de las redes sociales son usadas por muchos para modificar, corregir, crear, entre otras, información, documentos, imágenes, especialmente las fotografías.

Esta presunta joven amante de las motocicletas es uno de los usuarios que a través de los filtros escondió su edad real, y además, realmente es un hombre de 50 años. Cara vemos, corazones no sabemos, dice un viejo refrán que se ajusta perfectamente a la historia de Azusa Gakuyuki.

Detrás de esta mujer que puso a suspirar a miles de cibernautas se ocultaba Souya, un japonés experto en usar filtros en Faceapp, su explicación ha sorprendido a muchos.

Souya se encargó de revelar la verdad a sus seguidores después de mantener una identidad falsa durante dos años gracias a la aplicación con la que pudo cambiar de género y edad.

Souya reveló que lo que hizo fue para captar seguidores, pero no todo fue mentira, este hombre, aunque trató de aclarar que su cabello, la pasión por las motos y los viajes son auténticos.

La excusa que puso “Azusa” para hacerse pasar por una experta motera en redes sociales es que “nadie quiere ver a un hombre” en su país de origen, sin embargo, los usuarios son los que deben decidir a quién seguir y a quién no, y para eso deben saber la verdad.

“Azusa” habría engañado a 25.000 seguidores en pocas semanas modificando su apariencia con los filtros de la aplicación. Afortunadamente para él, tras revelar su verdadera identidad no ha perdido público.

Y después de publicar quién es realmente “Azusa” sigue publicando contenido en las redes caracterizado de jovencita.

La situación que ha generado “Azusa” ha inspirado a otra influencer emergente a dar la cara reconociendo que también ha ocultado y tergiversado información personal.

Se trata de Mune niku Chiharu, una aspirante a celebridad de las redes que había acumulado 20.000 seguidores durante un mes y con tan solo cinco vídeos. Su nick se traduce literalmente como “Carne de Chiharu”.

Su primer vídeo tiene casi 200.000 reproducciones, y era ella paseando con una cámara que apuntaba a su generoso pecho. Pero, ni los pechos eran reales, ni era una mujer.

Bajo la premisa de que sabiendo que las chicas son atractivas es más fácil que atraer a la audiencia, entonces se animó a usar pelucas, mascarillas, prótesis y contrario a lo que muchos suponían la revelación de su identidad le ha hecho ganar más seguidores.

Es un caso que ha generado una gran polémica en las redes, algunos aseguran que no debió traicionar a sus seguidores y otros aplauden que los haya engañado como estrategia para captar la atención de todos. Compártelo y comenta tu opinión.