«Se fueron tomados de las manos» – Una pareja pierde la vida con solo 4 minutos de diferencia

Muchas familias se han enfrentado al dolor de perder para siempre a un ser querido, incluso sin tener la oportunidad de despedirse y darles un último abrazo o un gesto de cariño en sus últimos momentos.

Cathy Darlene, de 65 años y John Lee Peoples, de 67 años, comenzaron una relación cuando eran muy jóvenes, se casaron hace 48 años formando una familia ejemplar.

Cuando se enamoraron ella era cuidadora en un colegio y él sargento del ejército, establecieron su hogar en Salisbury en el condado de Wiltshire, Inglaterra.

El pasado mes de agosto comenzó una pesadilla para ellos cuando Cathy y John comenzaron a presentar síntomas de coronavirus. Shane Dwight Peoples, uno de sus hijos, relató que ambos tuvieron que ser ingresados en el centro hospitalario Novant Health de Salisbury.

Habían transcurrido dos semanas desde su ingreso cuando fueron trasladados a la UCI, a pesar de que cumplían las medidas de seguridad para prevenir contagios, sufrieron graves complicaciones.

“Mi madre comenzó a tener fiebre y perdió el gusto. Mi padre se enfermó dos días después. Dos semanas después los trasladaron a la UCI, todo se fue al garete, todo empeoró”, lamentó el hijo de la pareja.

Después de más de 30 días en el hospital, y ante su grave pronóstico, los sanitarios los reunieron para que pudieran despedirse.

“Nos dejaron con cuatro minutos de diferencia entre ellos. Murieron tomados de la mano y tomados de la mano entraron al cielo”, dijo su desconsolado hijo.

Shane aseguró sentirse con rabia e ira hacia las personas que a estas alturas todavía niegan la existencia del COVID-19.

“Las vidas de papá y mamá fueron robadas por un virus del que muchos bromean a diario o simplemente creen que es un engaño de algún tipo. A pesar de que ambos tomaron esta pandemia enserio, se enfermaron y murieron”, agregó Shane.

El hijo de la pareja quiere difundir el caso y que a través de su testimonio muchas familias puedan prevenir, insta a todos a cumplir con el lavado de manos, usar mascarilla y respetar la distancia de seguridad.

Pero además de invitar a cumplir con las medidas para evitar los contagios, él tiene una lección más importante para el mundo: “Disfruten de cada momento con sus padres como si fuera el último, porque podría serlo”.

Él les dedicó un mensaje muy emotivo a sus padres en su perfil de Facebook.

“Los extraño mucho. No estoy seguro de cómo voy a lidiar sin poder hablar con ellos todas las noches en mi camino a casa desde el trabajo o no poder enviarles fotos ni vídeos de mi familia.

Nunca más podré abrazarlos. Nunca volveré a escuchar a mamá cantarle feliz cumpleaños a nadie. Nunca los veré sonreír cuando vean a mis hijos, Liam y Ava, entrar a la habitación. No podrán ver crecer a sus hijos, nietos o mucho menos ver a sus nietos graduarse”.

Asegura que, aunque muchos crean que han tenido o tienen a los padres más cariñosos, entregados y amorosos, él fue el más afortunado con los suyos y desearía poder ocupar su lugar.

“Mantén a tu familia cerca. Trata cada momento con ellos como si fuera el último, podría ser así. Ama y sigue amando. Solo desearía que todo el mundo pudiera verlos a través de mis ojos. Verías a los esposos más cariñosos de la historia. Sin ellos, este mundo se puso un poco más triste. Lo siento, esto fue muy largo. Los amo a todos», escribió.

Termina pidiéndoles a quienes lo leen que se laven las manos, practiquen distanciamiento social y que sean amables unos con otros.

Su caso es estremecedor, ha emocionado a miles de personas. Esperamos que su familia encuentre consuelo y tenga la fuerza para salir adelante, compártelo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!