Se endeuda para salvar la vida de su hijo y la de su esposa y termina injustamente en la cárcel

La familia Biggs ha tenido que pasar por unos años realmente difíciles. Heather y su hijo Lane comenzaron a sufrir de serios problemas de salud. El joven fue diagnosticado con leucemia y necesitaba recibir tratamiento lo más pronto posible para salvar su vida.

La familia vive en la ciudad de Coffeyville en Kansas.

Su madre, mientras tanto, desarrolló una serie de convulsiones. Todo esto acarreaba incontables gastos médicos pero la familia no contaba con un seguro. Para Tres Biggs la salud de su esposa y de su hijo eran lo principal, estudió diferentes formas de pagar las facturas médicas.

La convulsiones de la esposa de Tres eran causadas por la enfermedad de Lyme.

Él tiene dos empleos para poder aportar a su familia tanto dinero como sea posible pero esto seguía sin ser suficiente para optar por un seguro médico. Averiguaron opciones como MedicalAid, una ayuda que aporta el gobierno a las familias sin fondos suficientes. Por desgracia, allí les dijeron que ganaban demasiado para poder optar por este programa.

“Tuvimos muchos problemas de salud a la vez. El seguro era inalcanzable. Nada tenía sentido. Para pagarlo teníamos que habernos quedado sin comida y sin la casa”.

La familia estaba concentrada en luchar por su salud así que acumularon una enorme deuda. No tenían idea de que esto podía convertirse en algo tan grave como para ir a la cárcel. Tres Biggs no asistió a una cita judicial para justificar la falta de pago y le impusieron una multa nada menos que 500 dólares.

La deuda de la familia ascendió hasta 70 mil dólares.

En ese momento todo lo que tenían en el banco era menos de 100 dólares. No pudieron pagar y el dedicado padre de familia fue enviado a la cárcel. Resultó una experiencia realmente devastadora y se ha convertido en un importante caso que demuestra el enorme problema que enfrentan muchas familias.

“Tuve mucho miedo. Me pusieron esposas. No es justo”.

Michael Hassenplug es uno de los abogados que trabaja en casos como el de los Biggs. En muchos lugares de Estados Unidos el dinero de la fianza se devuelve a las personas una vez que acuden a la corte. En Coffeyville, sin embargo, parte de este monto se le paga a los abogados.

“Sólo hago mi trabajo. Me piden que recolecte el dinero y hago lo mejor que puedo mientras sigo la ley”.

El caso de esta familia ha despertado todo tipo de opiniones en las redes. Algunos creen que Tres simplemente debió presentarse en la corte y otros aseguran que se encuentran en un callejón sin salida. Esperamos que reciban la ayuda que necesitan y que recuperen su salud muy pronto.

No te vayas sin compartir este caso que ha hecho a muchos reflexionar. Todos merecen acceso a tratamientos médicos, especialmente en situaciones tan duras como la de esta familia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!