Se dirige alarmado a la casa de uno de sus alumnos porque se dejó de conectar a las clases

Para un niño en edad escolar lo más importante además de ser amado y protegido, es recibir educación, sin embargo, a raíz de la pandemia el modelo educativo de todos los países ha tenido que cambiar y las familias de escasos recursos han quedado desamparadas, sin poder tener acceso a las herramientas para formarse académicamente a distancia.

Y es que son cientos los niños que han tenido que olvidarse de estudiar para poder ayudar en sus hogares. Tal como hace un pequeño niño mexicano, quien vive en el Estado de Tamaulipas, junto a su humilde madre y hermano en una zona rural.

Su nombre es Bryan de Jesús Cervantes Morales y es estudiante de primero de secundaria, pero desde inicios de este año no ha podido más que acudir a su escuela por su cuadernillo de tareas en el que registraría el avance en las clases virtuales que tomaría con su profesor, llamado Oscar Delgado Rodríguez.

El abnegado profesor se encontraba bastante preocupado por no saber nada de Bryan, así que decidió acudir personalmente hasta su domicilio para percatarse de qué estaba sucediendo y cómo podía ayudarlo.

Fue así como el profesor Oscar arribó hasta la humilde casa de Bryan, durante las primeras horas de la mañana, sin esperar que lo encontraría saliendo de su hogar con un rebaño de chivas que cuida junto a su hermanito menor.

“Hoy me di a la tarea de buscar a uno de los jóvenes de la Secundaria Técnica 91 Gregorio Soto Guerrero, con el cual no tenemos comunicación con él, no hay ningún reporte o algo, nada más fue a recoger un cuadernillo”, dijo el profesor.

Todos los días, Bryan sale antes del amanecer de su casa para llevar a comer a sus animales. Su extenuante jornada, que ningún niño debería tener en lugar de los juegos y el estudio, perdura hasta las 10 de la mañana, momento en que regresan y pueden estudiar un poco.

La realidad que enfrenta Bryan lo obliga a olvidarse de su niñez para ser el hombre de su casa, a falta de un padre que lo guie y lo proteja; el pequeño tiene que cuidar de su familia y ayudar lo más posible.

“Él y su hermano, desde temprano, están dándole de comer a los animales de su casa. Se levantan y hasta las 10 de la mañana los cuidan, regresan y es cuando empiezan a trabajar con su cuadernillo”, afirma el profesor.

Tras darse cuenta de cuál era la razón detrás de la ausencia de Bryan, el profesor decidió acompañarlo en sus labores, para posteriormente poder hablar con él sobre la mejor forma para que pueda retomar sus estudios.

Confiamos en que Bryan y su familia cuenten con todo el apoyo de las autoridades educativas, para que él y su hermanito puedan estudiar y convertirse en grandes profesionales.

Muchos niños no han podido seguir estudiando ante la nueva normalidad, por eso tenemos que unirnos como sociedad y apoyar. Comparte y déjanos saber tu opinión.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!