Se convierte en maquilladora profesional usando su boca porque no puede mover sus brazos

Las barreras que podamos encontrar en la vida deberían ser una razón más por luchar por nuestros sueños y no la justificación por la cual renunciamos a ellos; no obstante esto no siempre resulta así.

Pero en Brasil vive una joven súper decidida y guerrera que no ha dejado que sus carencias le impidan hacer lo que realmente ama.

Con solo 27 años, esta chica le ha demostrado al mundo que ni la ausencia de brazos es razón para dejar de soñar y ahora disfruta de ser una maquillista profesional.

Su nombre es Clélia Rodrigues y nació en el municipio de Teixeiras en Brasil. Desde pequeña tuvo dificultades que otras personas no suelen enfrentar. 

Clélia nació con sus brazos paralizados, ya que sufre de una extraña condición que no le permite mover sus brazos y por esa razón debió aprender a manejarse en la vida sin hacer uso de ellos. 

La enfermedad de Clélia es conocida como artrogriposis, un síndrome que le produce rigidez en dos o más articulaciones.

La situación no fue nada fácil, ya que cualquier actividad manual por pequeña que parezca le exigía el doble de esfuerzos.

Desde muy niña, la joven debió valerse de su boca para tomar las cosas que no podía maniobrar con sus brazos.

Con un desarrollado gusto por el arte, Clélia hacía uso de sus labios para tomar las brochas y poder pintar, sin saber que esta herramienta sería su acompañante para el resto de su vida.

Clélia no es pintora pero sí una artista del maquillaje y ahora puede lucir con orgullo el haberse certificado como maquillista profesional.

En algún momento había descartado la posibilidad de tener una profesión, debido a su condición pero poco a poco se fue dando cuenta que con mucho esfuerzo podría lograr lo que quisiera.

Sus principios en el maquillaje los dio mientras practicaba con amigas y familiares que les servían de modelos. Después de ver que tenía talento, Clélia decidió estudiarlo de manera profesional y todo esto le ha servido para superarse en diferentes aspectos de su vida.

Me adapto como puedo y no pienso: ‘Oh, no puedo hacerlo’“, dijo la maquillista.

Ya con su certificación, la joven comenzó a ofrecer sus servicios y en esta era cibérnética está aprovechando las redes para llegar más lejos.

Clélia maneja una cuenta de Instagram con más casi 100.000 seguidores.


En su perfil la brasileña comparte imágenes y vídeos de sus maquillajes, así como tips para todas las interesadas en aprender este arte

Además de eso, Cléila impacta positivamente en la sociedad a través de su ejemplo. Simplemente verla triunfar es un aliciente para todos que luchan por alcanzar algún día sus sueños.

Los límites en esta vida te los pones tú, comparte esta historia y que todos vean que como Clélia cada ser humano puede superarse cada día.